La hasta ahora directora adjunta de Oxfam,, Penny Lawrence - ABC | Vídeo: Reino Unido amenaza con retirar ayudas a organizaciones humanitarias tras los casos de abusos (ATLAS)

Dimite la directora adjunta de Oxfam «avergonzada» por el escándalo de las prostitutas en Haití

La Comisión Europea pide explicaciones a la ONG y admite que en 2011 dio a Oxfam 1,7 millones de euros para su labor en Haití

CORRESPONSAL EN LONDRESActualizado:

La directora adjunta de Oxfam en Reino Unido, Penny Lawrence dimitió hoy por el escándalo sexual desvelado por la prensa británica la semana pasada, y ocultado por la propia organización, en el que directivos y cooperantes de esta ONG contrataron a prostitutas en Haití, tras el terremoto ocurrido en el año 2010.

Oxfam se vio obligada a admitir que el comportamiento de su personal había sido «inaceptable» tanto en Haití como en Chad en el año 2006, donde según el diario «The Observer», también varios miembros de esta organización no gubernamental realizaron estas mismas prácticas.

Por estos casos, desvelados por la prensa y que había encubierto la propia ONG, deja su puesto Lawrence, que declaraba estar «avergonzada» por estos sucesos cuando ejercía el puesto de directora de programas. En un comunicado, asume «toda la responsabilidad» y reconoce errores cometidos por la organización en general y por su persona en particular «en los últimos días, nos hemos dado cuenta de que se había transmitido la preocupación por el comportamiento del personal en el Chad, así como en Haití, y que no fuimos capaces de responder de forma adecuada». Se refiere al caso del que era responsable de la organización en Haití y que fue obligado a dimitir, el belga Roland van Hauwermeiren. Este fue enviado al país caribeño después de que dirigiese la misión en Chad a pesar de las quejas por abusos sexuales que se emitieron contra él.

Lawrence admite que no se tomaron las medidas adecuadas y por eso ha pedido disculpas «estoy profundamente arrepentida por el daño y la angustia generada para quienes apoyan a Oxfam, todo el sector de cooperación y para la mayoría de las personas vulnerables que han confiado».

Una dimisión que ha aceptado el máximo responsable de la ONG, Mark Goldring, aunque lamenta esta decisión personal «como nosotros, ella está impactada por lo que ocurrió y determinada a hacer lo que sea mejor para Oxfam y la gente a la que ayudamos, ya que esa es nuestra razón de existir».

La revelación de abusos por parte de diferentes ONG no ha cesado en los últimos días. «The Times» contaba este domingo que más de 120 trabajadores fueron acusados de abusos sexuales el año pasado. La mayoría de estos casos se dieron en la propia Oxfam, 87, aunque también Save the Children, 31, o la organización Christian Aid ,2, registraron incidentes de este tipo. En sus páginas se podía leer también la advertencia de un extrabajador de Cruz Roja y Naciones Unidas, Andrew MacLeod, de la existencia de una falta de respuesta contra la «pedofilia institucionalizada» entre los cooperantes en misiones internacionales. Una afirmación que también comparte la que era ministra británica de Cooperación Internacional, Priti Patel que aseguraba que este escándalo de Oxfam es solo «la punta del iceberg» del grave problema de abusos sexuales que se da entre este tipo de organizaciones.

Reunión con las ONG

El Gobierno británico ya ha tomado cartas en el asunto y hoy mismo se reunía con los responsables de las ONG británicas. Todo después de que la sucesora de Patel en el cargo, Penny Mordaunt, amenazase con retirar los fondos públicos a este tipo de organizaciones (36 millones de euros a Oxfam en 2017) si no cumplen con los estándares de comportamiento allí donde lleven a cabo sus misiones humanitarias y si no cooperan con las autoridades durante las investigaciones sobre este tipo de casos. Una medida que también adoptará la Comisión Europea.

El Ejecutivo de Haití ha reclamado a la propia Oxfam que desvele los trabajadores que formaron parte de este escándalo ya que, según publica el «The Guardian», están planteándose emprender acciones legales contra ellos. Algo que podría acarrear hasta penas de cárcel ya que en el país caribeño la prostitución es ilegal y la edad de consentimiento se sitúa en los 18 años. El embajador haitiano en Londres, Bocchit Edmond, se ha mostrado «conmocionado» por estos actos y acusa a la organización de permitirlos sin avisar a las autoridades de su país. Desde Oxfam se excusaban en no hacerlo, como asegura «The Times», porque «era extremadamente improbable que estas llevaran a cabo acción alguna».