Familiares de los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa, durante una protesta en Ciudad de México
Familiares de los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa, durante una protesta en Ciudad de México - Afp

Detienen a «La Rana», sospechoso clave en la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa

El fiscal del caso cree que el sicario del cártel de Guerreros Unidos tuvo un papel «decisivo» en el destino de los jóvenes hace más de tres años en Iguala (México)

Corresponsal en Ciudad de MéxicoActualizado:

México detuvo este lunes a Erick Uriel N, alias «La Rana», presunto sicario del cártel Guerreros Unidos y que, según las autoridades, es un sospechoso clave en el caso de los 43 estudiantes originarios de Ayotzinapa, que desaparecieron en 2014 en la ciudad de Iguala, municipio ubicado en el suroeste Estado de Guerrero.

«La Rana», sobre el que la Fiscalía ofrecía una recompensa de

Erick Uriel N, «La Rana»
Erick Uriel N, «La Rana»- Reuters

hasta 1,5 millones de pesos -unos 65.000 euros- por información que condujera a su arresto, fue detenido en Cocula, un pequeño pueblo de unos 50.000 habitantes donde fueron encontrados parte de los restos de Alexander Mora, uno de los 43 estudiantes desaparecidos.

Alfredo Higuera Bernal, el fiscal del caso Ayotzinapa, aseveró que «La Rana» tuvo un papel «decisivo» en la todavía extraña desaparición de los estudiantes, un complejo laberinto de dudas sobre lo que ocurrió el 26 de septiembre en 2014 y sólo una evidencia clara: 43 estudiantes están casi cuatro años después desaparecidos.

En ese aspecto, la detención de Erick Uriel N, de 35 años, supone un hilo del que los investigadores pueden tirar en su esfuerzo por desmarañar un polémico caso sobre el que apenas ha habido novedades en los últimos años. La desaparición forzada de Iguala provocó una gran conmoción en la sociedad mexicana y un golpe letal para el Ejecutivo de Enrique Peña Nieto, ya que este crimen fomentó aún más la desconfianza de la ciudadanía en las instituciones.

De acuerdo con la versión oficial, un grupo de estudiantes se dirigía a Iguala para organizar una protesta. En el camino, el autobús en el que viajaban fue parado por la Policía. Y las autoridades, los entregaron a un cártel local llamado Guerreros Unidos. Según las investigaciones de la Fiscalía, este grupo los asesinó, quemó y tiró en el basurero de Cocula, una versión se apoya en el testimonio de varias personas que fueron arrestadas tras la desaparición.

Estuvo en el basurero

No obstante, otras investigaciones llevadas a cabo por los familiares de los estudiantes y varias ONG, concluyeron que el relato oficial no se sostenía, ya que las confesiones podían haber sido conseguidos por los policías mediante torturas. Y, además, un equipo internacional de expertos forenses concluyó que los estudiantes no podían haber sido incinerados en dicho basurero. Sin embargo, la detención de «La Rana» supone un paso importante para la versión oficial, dado que ha sido señalado por un miembro de Guerreros Unidos como una de las personas que supuestamente estaban en el basurero la noche en la que asesinaron y quemaron a los estudiantes.