Internacional

La derecha se alía con los comunistas portugueses para una ley de indemnización a las víctimas de los incendios

El Gobierno socialista bloquea el acuerdo, pero perderá la votación en septiembre ante la amplia mayoría parlamentaria del PSD de Passos Coelho, el CDS de Assunçao Cristas y el PCP de Jerónimo de Sousa

Cientos de personas aguardan el cobro de estas ayudas como un verdadero maná
Cientos de personas aguardan el cobro de estas ayudas como un verdadero maná - EFE

La Asamblea de la República de Portugal va a aprobar en septiembre una ley urgente de indemnización a los familiares de las víctimas del devastador incendio de Pedrógao Grande, donde murieron en junio 64 personas, al menos según las cifras oficiales. Lo insólito del caso es que se trata de una normativa consensuada por la derecha (los socialdemócratas de Passos Coelho y el CDS de Assunçao Cristas) y… por los comunistas.

Los tres partidos sobrepasan la mayoría parlamentaria mínima y no necesitan para nada al Gobierno socialista, que de forma sorprendente se queda al margen de la regulación de las compensaciones que demandan los afectados.

Es el asunto estrella en la agenda política de este verano preelectoral al otro lado de la frontera, pues el próximo 1 de octubre se celebrarán elecciones municipales.

Los conservadores miden así sus fuerzas, conscientes del desgaste que el asunto en las filas del Ejecutivo a causa de la indignación popular por la gestión de la crisis, una vez consumada la tragedia.

Tanto es así que la derecha ha llegado a barajar la presentación de una moción de censura contra el primer ministro, António Costa, literalmente acorralado por las críticas desde que el fuego incendió de paso la política lusa. Si la propuesta no sigue adelante, se debe fundamentalmente a esa cercanía de los comicios locales, que no hace aconsejable dar pasos más allá de la pugna por hacerse con el control de las principales ciudades del país: Lisboa, Oporto, Braga, Coimbra, Faro, Aveiro, Viana do Castelo, Funchal.

Cierto que las encuestas continúan amparando al Partido Socialista, parapetado tras los buenos indicadores macroeconómicos, pero la valoración individual del jefe del Gobierno solo puede calificarse como un suspenso, de acuerdo igualmente con los sondeos.

En un primer momento, cada una de las tres formaciones implicadas se planteaba poner sobre la mesa su propia ley de indemnización, aunque las urgentes necesidades de las víctimas los ha llevado a ponerse de acuerdo para redactar un documento común.

¿Puede parecer algo esquizofrénico que la derecha se alíe con los comunistas? No en Portugal, puesto que la llamada ‘geringonça’ (algo así como ‘artilugio’) que dirige los destinos del país no responde a ninguna coalición, sino a los pactos puntuales que los socialistas suelen cerrar con el Bloco de Esquerda y el citado PCP… siempre que estos se avengan a tapar los agujeros pendientes.

Ahora, sin embargo, la izquierda radical de Jerónimo de Sousa ve únicamente motivos electoralistas en la negativa del Gobierno a considerar la regulación de la compensaciones como una prioridad.

La gente se encuentra desesperada en el Portugal profundo, pues la impotencia frente al avance de las llamas se manifiesta una y otra vez, con António Costa limitándose a exigir responsabilidades a los cuerpos de Protección Civil y de seguridad.

Los ciudadanos portugueses se preguntan por qué no es el primer ministro quien da las respuestas, en lugar de reclamarlas a los que se supone que están bajo la tutela del Estado.

En vista de que los comunistas han decidido no quedarse de brazos cruzados y de que los incendios aún deben atravesar la prueba del caluroso mes de agosto, la estrategia del silencio puede salirle cara a Costa. Mucho más si la oposición ha sido capaz de convencer a los comunistas para hacer frente a las peticiones de quienes más sufren, en medio de la parálisis socialista.

La urgencia de aprobar esta ley ha estado por encima de las evidentes divergencias ideológicas existentes entre socialdemócratas, centristas y PCP, sin que los socialistas hayan querido subirse al carro para no parecer que van a remolque.

Lo cierto es que esos tres partidos sacaron adelante la votación del pasado 19 de julio, última del año parlamentario y en la que los socialistas se abstuvieron.

La aprobación podía haberse realizado sin más dilaciones, en una posterior emisión de votos reconocida en la Constitución para situaciones especiales. Si no sucedió así, fue de nuevo por el bloqueo de la formación que lidera António Costa, sustentado en un doble motivo: que todavía debe escucharse a ciertas entidades antes de dictaminar qué normativa se aplicará y, lo que genera más inquietud en la población, que el Estado solo debería pagar indemnizaciones si quedara probada su responsabilidad, vinculada a la mala gestión.

Mientras tanto, cientos de personas aguardan el cobro de estas compensaciones como un verdadero maná que ayude a paliar los efectos de la catástrofe sobre sus maltrechos perfiles económicos, especialmente en los casos de quienes lo perdieron todo bajo la implacable acción de las llamas.

El criterio que rige esta normativa no solo se circunscribe a los familiares de las víctimas del incendio desatado el pasado 17 de junio en Pedrógao Grande, en la zona de Leiria, sino también a otros siniestros registrados esa semana en Castanheira de Pera, Góis, Penela, Pampilhosa da Serra, Oleiros, Serta o Ansiao.

Toda la actualidad en portada

comentarios