Una turista francesa de 45 años escribió su nombre, “Sabrina 2017”, en un pilar del Anfiteatro Flavio
Una turista francesa de 45 años escribió su nombre, “Sabrina 2017”, en un pilar del Anfiteatro Flavio - A. G. F.

Denunciada una turista francesa por escribir su nombre en un pilar del Coliseo de Roma

Los carabineros retuvieron inmediatamente a la mujer después de haber grabado su recuerdo de visita al monumento

CORRESPONSAL EN ROMAActualizado:

Quiso dejar una marca para siembre en uno de los símbolos de Roma: el Coliseo. Una turista francesa de 45 años escribió su nombre, “Sabrina 2017”, en un pilar del Anfiteatro Flavio, construido a finales del siglo I, en tiempos del emperador Vespasiano. Por este motivo fue denunciada por los carabineros, con la acusación de “dañar un edificio de interés histórico y artístico”. Es la enésima agresión a uno de los monumentos más conocidos del mundo, el más visitado de Italia después del Panteón. El nombre fue grabado en el pilar de un arco de la estructura arqueológica, cerca del ingreso de los visitantes, utilizando una moneda. La turista francesa iba acompañada de una hija menor de edad y de dos sobrinos.

Los carabineros la retuvieron inmediatamente después de haber grabado su recuerdo de visita al monumento. El diario romano “Il Messaggero” se pregunta si esta turista francesa habría hecho lo mismo en la Torre Eiffel.

No es la primera vez que el Coliseo sufre daños semejantes. Hace poco más de un año dos jóvenes turistas californianas, de 21 y 25 años, grabaron también con una moneda sus iniciales en un muro interno en el primer piso del Anfiteatro Flavio. Seguramente inconcientes de su acción, después se hicieron una foto recuerdo delante de sus iniciales, dos letras de ocho centímetros. Otros turistas avisaron a los vigilantes y los carabineros denunciaron a las dos jóvenes californianas. En la comisaría pidieron excusas, confesando su ignorancia: “No imaginábamos que grabar nuestras iniciales era una cosa tan grave”.

Otra pintada en el Coliseo
Otra pintada en el Coliseo- A. G. F.

En noviembre del 2014 un turista ruso de 42 años grabó una gran letra K, la inicial de su nombre, causando “un daño enorme”, según los técnicos. Fue procesado y condenado a cuatro meses de prisión (con pena suspendida) y 20.000 euros de multa.

En las mismas fechas, un chico canadiense de 15 años, en viaje escolar, arrancó un trozo de muro y fue descubierto cuando intentaba esconderlo en su mochila. Entre los casos más llamativos está también el de un adolescente australiano de 12 años que fue sorprendido grabando su propio nombre con la complacencia del padre que vigilaba por si llegaban los guardias.