Cristina Fernandez de Kirchner saluda a sus seguidores al dejar su casa para ir a declarar
Cristina Fernandez de Kirchner saluda a sus seguidores al dejar su casa para ir a declarar - Reuters

Cristina Fernández acude a los tribunales arropada por miles de seguidores

El «kirchnerismo» ha aprovechado la comparecencia de la exmandataria ante el juez federal Claudio Bonadio para hacer una demostración de fuerza, cuatro meses después de que Fernández entregase el bastón de mando al conservador Mauricio Macri

BUENOS AIRESActualizado:

Miles de seguidores han arropado este miércoles a la expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, que se ha presentado ante la Justicia para responder por presuntas operaciones financieras irregulares del Banco Central durante su mandato.

El «kirchnerismo» ha aprovechado la comparecencia de la exmandataria ante el juez federal Claudio Bonadio para hacer una demostración de fuerza, cuatro meses después de que Fernández entregase el bastón de mando al conservador Mauricio Macri.

«Si la tocan a Cristina, qué quilombo se va a armar», ha coreado la multitud, confiada en «volver» al Gobierno. Fernández, por su parte, ha agradecido las muestras de apoyo ante un proceso que, según expertos consultados por la agencia Reuters, tiene pocos visos de prosperar.

La expresidenta no tenía por qué declarar y ha presentado un escrito --difundido también en Facebook-- en el que ha acusado a Bonadio de un «ejercicio abusivo del poder» y de prevaricación. En este sentido, ha denunciado un interés político promovido por las actuales autoridades.

«Cada vez que un movimiento político fue derrocado o finalizó su mandato, las autoridades que le sucedieron utilizaron en forma sistemática la descalificación de sus dirigentes, atribuyéndoles la comisión de graves delitos, siempre vinculados con abusos de poder, corrupción generalizada y bienes mal habidos«, ha expuesto.

Sin embargo, en su opinión, los «verdaderos motivos» son «barrer las conquistas logradas y los derechos adquiridos» e «imponer programas de ajuste y endeudamiento», algo que habría quedado demostrado en diferentes momentos históricos. «El Gobierno de las excusas, como todo en la vida, tiene un límite: la responsabilidad de los propios actos y el juicio inevitable de la historia», ha advertido.

Dólar futuro

El proceso comenzó el año pasado por una denuncia formulada por los entonces diputados opositores Federico Pinedo y Mario Negri por un presunto delito de «fraude contra la administración pública» por las ventas del dólar futuro. El objetivo de estas operaciones financieras habría sido asegurar el valor de venta del dólar con varios meses de antelación a un precio ligeramente menor al previsto en los mercados internacionales.

Fernández de Kirchner ha cuestionado el proceso desde su inicio, en la medida en que no aparece citada ni en la denuncia de Pinedo y Negri ni en la argumentación de la Fiscalía. Asimismo, ha insistido en que todas las personas imputadas han explicado que las operaciones investigadas «fueron llevadas a cabo legítimamente».

«La fuerza de los hechos es contundente», ha afirmado la antigua presidenta, que ha tachado de «absurda» la imputación, «tanto en términos fácticos como jurídicos». »ingresa en el terreno de lo ridículo», ha apostillado en su texto.

Papeles de Panamá

Fernández de Kirchner también está imputada en otra causa por un presuntodelito de blanqueo de dinero, en concreto por un presunto desvío de fondos públicos que también implicaría a antiguos funcionarios y empresarios.

La expresidenta ha vivido recluida en la provincia de Santa Cruz, en el sur del país, desde que dejó la Presidencia de Argentina en diciembre de 2015. Hasta esta semana, sus apariciones se habían limitado a las redes sociales.

Su vuelta tiene lugar en momentos especialmente delicados para su sucesor, Mauricio Macri, cuestionado por su supuesta vinculación con una sociedad «offshore» que figura en los denominados «Papeles de Panamá». Un fiscal ha solicitado la imputación del actual jefe de Estado.

Fernández de Kirchner no ha desaprovechado la oportunidad y, en su escrito de este miércoles ante el juez, ha expresado su sorpresa por el tratamiento que recibe Macri en los medios de comunicación internacionales y lo ha comparado con el que habría recibido ella. Citando al periódico alemán «Suddeutsche Zeitung», ha señalado que «de haber sido la presidenta Cristina Fernández de Kirchner la involucrada, todos le hubieran pedido la renuncia de forma inmediata».