Corina Machado
Corina Machado - AFP

Corina Machado a Zapatero: «Su propuesta es inmoral. ¿Quién le da derecho a negociar en Venezuela?»

La exdiputada opositora dice que el expresidente quiere legitimar a Maduro hasta 2019 a cambio una fecha para las elecciones regionales

MadridActualizado:

La visita a Venezuela del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero está causando gran indignación entre la oposición venezolana. Si ayer el líder opositor, Henrique Capriles, acusaba al español de ayudar a «lavar la cara al narco Aissami», ahora la exdiputada y coordinadora del movimiento «Vente Venezuela», Maria Corina Machado, ha asegurado que Zapatero ha planteado una «propuesta inmoral» para todos los venezolanos en el marco de sus intentos por mediar entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición.

Según ha revelado Machado en Radio Caracas, Rodríguez Zapatero así como el expresidente de Panamá Martín Torrijos, han planteado que la oposición venezolana reconozca que Nicolás Maduro es legítimo como presidente, que acepte que va a continuar en el cargo hasta 2019 y que los diputados de la Asamblea Nacional aprueben sus presupuestos y créditos de endeudamiento para «dar estabilidad al régimen». Y todo a cambio de fijar la fecha de elecciones regionales, ha dicho Machado, que ya están en la Constitución y por tanto no deberían ser una concesión sino un derecho.

«¿En serio, señor Zapatero? ¿En serio, señor Torrijos? ¿Y la gente dónde queda? ¿Dónde quedamos los ciudadanos en este pacto, señor Zapatero?», se ha preguntado la exdiputada opositora.

«Su propuesta es inmoral y se cobra vidas todos los días que pasa», ha zanjado. Por ello, ha avanzado, su partido ha decido no firmar el reglamento planteado.

Ayer, Capriles cargó contra el expresidente del Gobierno español a propósito de su última visita al país y lo acusó de no haber obtenido ningún resultado como mediador en el diálogo entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición. «¿Cuál es la cantaleta (de Zapatero) de hoy? ¿Qué puede decir de su mediación?», preguntó.

Según explicó, el propósito de la nueva visita estaba claro: el Gobierno quiere «que el mundo deje de opinar» sobre «el escándalo» de narcotráfico que azota de forma directa al vicepresidente del país, después de que EE.UU. haya impuesto sanciones con sus vínculos con el narcotráfico.