Es Noticia
ABC
InternacionalTITULARES DEL DíALas seis noticias que debes conocer hoy, viernes 23 de febrero
El presidente Emmanuel Macron, durante su intervención en Bastia - AFP

Córcega estará en la Constitución de una «Francia indisoluble»

El reconocimiento de la especificidad corsa va unida a la unidad sin fisuras de la nación

CORRESPONAL EN PARÍSActualizado:

Emmanuel Macron ha aceptado el principio del «reconocimiento» de Córcega en la Constitución francesa, pero ha rechazado casi todas las reivindicaciones básicas de los regionalistas y nacionalistas corsos, en un discurso solemne pronunciado en Bastia, una de las dos grandes ciudades de Córcega, insistiendo en lo esencial: «El progreso pasa por la garantía del Estado de derecho».

El presidente Macron hizo un anuncio importante: «Soy favorable a alguna forma del reconocimiento institucional de la Córcega en nuestra Constitución. Haremos una propuesta la próxima primavera».

El «reconocimiento» de la identidad corsa en la Constitución francesa pasa por un principio básico: «El carácter indisoluble del Estado y la Nación». Macron reconoce un «derecho a la diferenciación», sin que tal «diferencia» comporte ninguna «ruptura». Córcega seguirá integrada en el Estado y la Nación «en el marco de nuestra República».

Tras su discurso de Ajaccio, la mañana del martes, el presidente de la República ha resumido a primera hora de la tarde del miércoles su proyecto personal para Córcega, en Bastia, que ha resumido de este modo: «El Prefecto de la República será el primer responsable de un plan de modernización de la isla, para reafirmar el puesto de Córcega en Francia y en el Mediterráneo».

A juicio de Emmanuel Macron la «modernización» de Córcega pasa por estos principios cardinales:

-«Respeto del Estado de derecho».

-«Confirmar la seguridad y el respeto a la Ley. Nada será posible si la incertidumbre y la inseguridad siguen perturbando la isla.»

-«Ante la delincuencia, el desorden, el tráfico de drogas o seres humanos, ante cualquier tipo de delincuencia, el Estado aplicará siempre la tolerancia cero».

-«El puesto de Córcega será siempre más fuerte, asumiendo su puesto en Francia. Sentado ese principio, el Estado pondrá todo de su parte para ayudar al desarrollo económico y el progreso de la isla».

-«Esa es la identidad profunda de Córcega, su pertenencia a la República, asumiendo su propio puesto, como colectividad territorial, abierta al Mediterráneo, abierta al mestizaje permanente».

Sentados esos principios capitales, el presidente Macron ha subrayado muchos puntos de posible acción, destinados a la modernización y el desarrollo de Córcega: nuevas ayudas e inversiones para la agricultura, los transportes, la telefonía móvil, la protección ecológica, la valorización del patrimonio corso a través de un turismo de calidad, una política universitaria más eficaz para ofrecer más oportunidades a los jóvenes corsos, a quienes el presidente «invita» a descubrir y «construir» el Mediterráneo del siglo XXI:

Córcega, estima Macron, puede ser un modelo de «crecimiento durable», gracias al «acompañamiento» del Estado, en el terreno de las subvenciones y los proyectos pilotados por el representante del Estado en la isla (el Prefecto), dejando la gestión de los proyectos a las autoridades locales.

La lengua corsa y presos políticos

En el terreno cultural, la lengua corsa no debe servir para crear un gueto o para «preservar» empleos. En Francia, la lengua común y oficial es el francés. Puede y debe enseñarse, incluso proteger la lengua corsa. Pero solo hay una lengua oficial, el francés.

En el terreno capital de las reivindicaciones regionalistas y nacionalistas, la «amnistia» de los «presos políticos», Macron ha repetido en varias ocasiones que en Francia no hay presos «políticos». Las personas condenadas por delitos de muy diversa naturaleza deben cumplir las penas dictadas por la justicia.

Outbrain