Internacional

Conspiración de Células de Fuego, el grupo anarquista detrás de las cartas-bomba

Desde 2009, han llevado a cabo cerca de 150 actos criminales en Grecia y el extranjero. Han atacado juzgados, comisarías, prisiones, bancos o instituciones políticas

Conspiración de Células de Fuego, el grupo anarquista detrás de las cartas-bomba

«Todavía tenemos rabia, enviamos el paquete [con explosivos] al ministro de Finanzas de Alemania como parte del segundo acto del Plan Némesis. Nada ha terminado, todo continúa». Estas eran las palabras con las el grupo anarquista griego Conspiración de Células de Fuego reivindicaba el jueves el envío del explosivo a Wolfgang Schaeuble.

En apenas dos días se han sucedidos dos incidentes con el mismo modus operandi: un paquete-bomba llega a una institución en Europa procedente de Grecia. Primero ocurrió en Alemania, luego en París. En el primer caso, dirigido al ministro de Finanzas alemán. En el segundo caso, dirigido al jefe de la oficina europea del FMI. Aunque sobre el caso de París no se ha confirmado la responsabilidad del grupo, si se han puesto todas las sospechas en él tras confirmarse que la carta-bomba procedía del país heleno.

Conspiración de Células de Fuego surgió en enero de 2008. En plena crisis económica, el grupo trataba de difundir su ideología anarquista y por ello su primera acción fue una oleada de bombas incendiarias contra concesionarios de automóviles y bancos en Atenas y Tesalónica. Unos objetivos que eligieron «porque constituyen los símbolos-herramientas del imperio económico», y porque decían no estar de acuerdo con «los sueños húmedos por un coche rápido de los ciudadanos respetuosos con la ley, a expensas del lento suicidio provocado por el estilo de vida moderno», entre otras cosas.

Durante los siguientes meses, el grupo llevó a cabo varios ataques de las mismas características en las dos ciudades. Solo un año después, el grupo había empezado a mejorar sus técnicas para preparar explosivos. En mayo de 2009 atentaba contra dos comisarías gracias, por primera vez, a unos explosivos caseros. En junio, colocaban una pequeña bomba hecha con una olla en la escalera exterior de la casa del ya destituido ministro del Interior, Panos Hinofotis. La policía griega reaccionaba con las primeras detenciones del grupo en 2009.

En el extranjero

El reciente envío de paquetes-bomba no figura como el primer caso en el que el grupo tiene como objetivo una institución afincada fuera de las fronteras griegas. En noviembre de 2010, el grupo intentó enviar explosivos a las oficinas de la UE en Alemania e Italia, así como a embajadas extranjeras en Grecia.

Desde que estalló la crisis económica, la organización ha llevado a cabo cerca de 150 actos criminales según los datos de la Policía. Han atacado juzgados, comisarías, prisiones, bancos o instituciones políticas. Sus bombas suelen contener pequeñas cantidades de explosivos envasados en ollas a presión o contenedores similares. ¿Su motivación? El odio a los bancos, a la policía, a las prisiones, al ejército y a la sociedad de consumo. Desde 2013, el Departamento de Estado de EE.UU. les ha incluido en el listado de organizaciones terroristas.

Por ahora, eso sí, las autoridades dicen no saber qué es eso del Plan Némesis. Ni de la primera parte, ni de la segunda. Mientras, en algunas páginas anarquistas sí existen referencias a dicho plan desde noviembre de 2016. «El Proyecto Némesis es una propuesta internacional para crear una lista con los nombres de las personas con poder para que podamos atacarlos donde se sientan seguros... en sus propias casas».

Toda la actualidad en portada

comentarios