La multitud concentrada en Colonia en fin de año
La multitud concentrada en Colonia en fin de año - AFP

Colonia multiplica la vigilancia en Nochevieja para evitar otra ola de agresiones sexuales

Habrá diez veces más agentes de Policía que el año pasado, cuando centenares de extranjeros acosaron en bandada a las mujeres que celebraban el fin de año

Corresponsal en BerlínActualizado:

El Ayuntamiento de Colonia acaba de presentar el plan de seguridad con el que la ciudad se enfrenta al traumático aniversario de la Nochevieja de 2015, durante la que más de mil mujeres fueron agredidas en la Plaza de la Catedral y sus alrededores por hordas de cientos de hombres, en su gran mayoría refugiados o solicitantes de asilo, que finalmente quedaron impunes porque resultó imposible establecer la identidad de los agresores. En medio de un clima social de miedo y tensión, Colonia anuncia que multiplicará por diez la presencia policial en las calles para evitar que pueda repetirse un episodio similar, 1.500 agentes de policía.

La vigilancia en el centro de la ciudad se reforzará con un equipo de otras 600 personas integrado por profesionales de seguridad privada y voluntarios. «Se establecerá un equipo de coordinación para observar de cerca la situación y este trabajo de colaboración entre diferentes organismos servirá de garante para que los procesos de información transcurran bien y se puedan tomar las decisiones correctas», ha dicho la alcaldesa, Henriette Reker.

Especialmente para las mujeres, un autobús prestará un servicio móvil de ayuda y será accesible de forma permanente por vía telefónica. Asimismo, se levantará una valla de seguridad en torno a la catedral que acotará una zona en la que estará prohibido encender fuegos artificiales, medio del que se valieron los agresores el año pasado para crear ruido y confusión que impedían a los agentes de Policía escuchar los gritos de las agredidas pidiendo auxilio.

Las medidas de seguridad incluyen también la instalación de paneles informativos que permitirán a los asistentes a los festejos realizar llamadas con su teléfono móvil escaneando un código QR. Y también se intensificará la vigilancia en las redes sociales, de modo que la Policía pueda advertir a tiempo cualquier tipo de comunicaciones destinadas a coordinar ataques, ya que las agresiones no se produjeron solamente en Colonia, sino también en otras ciudades alemanas. «Queremos saber, sobre todo, cuál es el ambiente que se respira», ha explicado un portavoz policial.

Agresores impunes

Si el año pasado las autoridades alemanas no estaban preparadas para ataques de ese tipo, frecuentes e países árabes pero desconocidos en este país, en esta Nochevieja cuentan con datos y entrenamiento para abordar este tipo de situaciones. También se ha avanzado en la identificación de los refugiados, problema que dio lugar a que casi todos los agresores quedasen entonces impunes. En colonia se presentaron 1.222 denuncias, 513 de ellas con contenido de delito sexual. Unas 370 dieron lugar a investigación y hasta la fecha hay 3 sentencias de entre 12 y 21 meses de prisión. En Hamburgo, las 410 denuncias dieron lugar a 245 investigaciones abiertas, pero solo se han presentado cargos en 4 casos y solamente uno ha sido condenado, según confirma la fiscal superior Nana Frombach, y hay un juicio pendiente para febrero.