Kaine (izquierda) y Clinton (derecha) durante su primer mitin juntos anoche en Miami
Kaine (izquierda) y Clinton (derecha) durante su primer mitin juntos anoche en Miami - AFP

Clinton escoge a un bilingüe para «tender puentes» a los hispanos

Con la elección de Kaine para el ticket electoral intenta atraer el voto latino

MIAMIActualizado:

Una atronadora ovación estalló ayer cuando Tim Kaine, el flamante candidato a vicepresidente escogido por Hillary Clinton, se presentó en español en el polideportivo de la Universidad Internacional de Florida en Miami: «¡Bienvenidos a todos en nuestro país, porque americanos somos todos!». El dominio por Kaine del castellano, que aprendió durante un año con los misioneros jesuitas en Honduras, es una de las claves que han llevado a la aspirante demócrata a la Casa Blanca a escoger a este senador por Virginia de 58 años como su compañero de «ticket» electoral.

La creciente comunidad latina de EE.UU. y la inmigración son factores determinantes en la campaña para las elecciones de noviembre y para las cuales Clinton será investida candidata la semana entrante en la convención del Partido Demócrata en Filadelfia.

La elección de Miami para la puesta de largo de Kaine como número dos de Clinton no fue casual. En torno a dos tercios de la población de la ciudad tiene orígenes hispanos y, además, Florida es el mayor de los «swing states», los estados donde no hay un ganador claro por anticipado.

En la presentación de Kaine ante el auditorio, la ex secretaria de Estado garantizó que en la convención de Filadelfia los demócratas ofrecerán «una visión del país muy distinta» a la que se vio en la republicana esta semana en Cleveland, en la que «se construyen puentes, no muros», dijo en referencia a la barrera contra inmigración ilegal que quiere levantar en la frontera con México su oponente, Donald Trump. «Tim es todo lo que no son Donald Trump y Mike Pence -dijo Clinton comparando a Kaine con los candidatos republicanos-. Él es un progresista al que le gusta que las cosas se hagan».

La virtual candidata demócrata también destacó los esfuerzos de Kaine en Virginia a la hora de facilitar educación y vivienda para los más desfavorecidos y reducir la violencia con armas de fuego.

Como gobernador de ese estado, precisamente tuvo que afrontar una de las peores masacres en la historia reciente de EE.UU., la que tuvo lugar en el campus de la Virginia Tech, que el propio Kaine recordó ayer emocionado como «el peor día» de su vida.

El senador aseguró que ni él ni Hillary Clinton descansarán hasta que la comprobación de los antecedentes para las armas sea universal y «se cierren los coladeros» en materia de violencia armada.

También se comprometió a que las grandes corporaciones de Wall Street y los adinerados paguen su «justa parte de impuestos». Citó asimismo al presidente Harry Truman para asegurar que «América se construyó a base de valentía e imaginación, y una invencible determinación para hacer el trabajo».

Tim Kaine insistió en la «diversidad» de EE.UU. y en el lema de la campaña de Clinton, «Más fuertes juntos», frente a los mensajes de división de Trump. En este sentido, abogó también por una reforma inmigratoria que incluya una vía para la ciudadanía.

Palabras en español

El candidato a vicepresidente de Clinton salpicó su intervención de fragmentos en español, como cuando dijo que en Honduras aprendió los valores de su pueblo, «la fe, la familia y el trabajo», lo que arrancó nuevos vítores de un público en buena parte hispanohablante.

Poco antes del comienzo del acto, guardaba cola a la entrada con su esposa y dos hijas Mauricio Sensat, parte de la nueva generación de latinos que serán decisivos en estas elecciones. Nacido hace 34 años en Miami de padres cubanos que llegaron a EE.UU. en el éxodo del Mariel de 1980, este gerente de un local de la cadena Starbucks valoraba el hecho de que Kaine hable español porque considera que el voto latino es el que va a marcar la diferencia entre Trump y Clinton. Según declaró a ABC, la posición de Trump ante la inmigración denota «racismo» e «ignorancia».

«Va a continuar lo que Obama ha hecho por nosotros», aseguraba por su parte Hillary Reid, una emprendedora de origen jamaicano, raza negra y 44 años que apoya a Clinton y ve en Kaine un «equilibrio» y una persona «muy decente» y de «gran integridad».

Filtración de emails

El acto de presentación en sociedad de Tim Kaine se vio ensombrecido, sin embargo, con la difusión por parte de Wikileaks de una serie de correos electrónicos en los que supuestamente el aparato del Partido Demócrata habría favorecido durante las elecciones primarias a Hillary Clinton frente a Bernie Sanders. Entre los 20.000 mensajes del Comité Nacional Demócrata filtrados a pocos días de la coronación de Clinton, se apunta, por ejemplo, a que el ateísmo de Sanders podría ser perjudicial ante el electorado.