Internacional

Cincuenta diplomáticos piden a Obama que ataque al régimen de Al Assad

Una circular de funcionarios norteamericanos concluye que sólo así se derrotará a Daesh

«El fracaso en frenar los abusos del régimen sirio refuerza a los grupos yihadistas», denuncian

Imagen de una calle de Alepo destruida por los bombardeos
Imagen de una calle de Alepo destruida por los bombardeos
MANUEL ERICE Corresponsal En Washington - Actualizado: Guardado en: Internacional

Si Oriente Próximo es una fuente continua de inquietud para el presidente de Estados Unidos, Siria es la expresión más viva y la sombra que se cierne sobre su último año de mandato. Una circular interna firmada por medio centenar de diplomáticos vuelve a agitar el fantasma de una labor pendiente y fallida, al reclamar a la Administración Obama que «bombardee al régimen de Al Assad». El contenido del documento diplomático es tan contundente como crítico con la política de la Secretaría de Estado norteamericana en aquel país, con la advertencia de que «el fracaso en el intento de frenar los abusos del régimen sirio refuerza el atractivo de grupos como Daesh». Además de denunciar que Al Assad, y su aliado Rusia, ha hecho caso omiso de los acuerdos de alto el fuego, el documento sugiere la necesidad de que Estados Unidos endurezca su «postura militar, para garantizar la transición en el régimen de Damasco».

Conocida formalmente como «Dissent Channel» (circular crítica), esta vía de comunicación confidencial en la que se cuestiona una política determinada de la Administración es habitual. Lo que no es tan frecuente es el número de diplomáticos que han suscrito esta vez el documento, exactamente 51, todos ellos vinculados en su trabajo con Oriente Próximo y la crisis siria. La utilización de este canal de comunicación protege legalmente a quien lo utiliza, hasta el punto de que la Secretaría de Estado tiene expresamente prohibida la adopción de represalias.

Los firmantes se refieren a la organización terrorista con el acrónimo de Daesh, de origen árabe y que es el que más enoja a los terroristas, por su significado negativo. Esta denominación es la más utilizada en Francia y en España, pero muy poco habitual en Estados Unidos, donde la Administración emplea el nombre las siglas en inglés de ISIS.

Estrategia fallida

La circular ahonda en la estrategia fallida de la Administración Obama en Siria cuando advierte de que «está perdiendo conexión con los aliados entre la población de mayoría suní» que combaten al autodenominado ejército del Estado Islámico, ante lo cual apelan a que no se abandone ese esfuerzo. La demanda se produce después de los repetidos fracasos del Pentágono y de la CIA, de forma separada, de entrenar y crear una fuerza militar entre los grupos rebeldes más fiables para Estados Unidos, mucho de los cuales han sido además bombardeados por Rusia, en su apoyo a El Assad.

Siria sufre una prolongada guerra civil que dura ya cinco años, en la cual se entrecruza un mosaico de bandos y frentes en los que sobresalen el ejército del régimen de Al Assad, ayudado por Rusia e Irán, y la oposición rebelde de grupos suníes, a algunos de quienes respalda Estados Unidos. A su vez, Daesh combate contra todos por el tercio del territorio sirio que ocupa.

Como denuncia el documento, han sido baldíos los esfuerzos de Estados Unidos por acabar con el régimen de Al Assad, a quien culpa del origen de la guerra y de las «atrocidades contra el pueblo sirio». Más recientemente, el alto el fuego decretado el 27 de febrero no ha sido respetado por ninguno de los bandos, aunque los diplomáticos sitúan más la carga de la responsabilidad en el Gobierno sirio y en su aliado ruso. Precisamente el pasado jueves, Moscú llamó a un largo alto el fuego en el norte de Alepo, tras ayudar durante semanas a que el ejército de Al Assad ganara posiciones.

Los expertos valoran la misiva como un movimiento surgido del corazón de la Administración, compartido por funcionarios sin adscripción política, que cuestiona directamente la política de la Casa Blanca en la crisis siria. Un ex alto cargo de la Secretaría de Estado norteamericana, muy vinculado a Oriente Próximo, destacó a «The Wall Street Journal» que «es embarazoso para la Administración tener enfrente a tantos y tan destacados miembros criticando tu política en Siria».

Toda la actualidad en portada

comentarios