Un policía en una cárcel de Malawi
Un policía en una cárcel de Malawi - MSF
África

Cazadores de «vampiros» atormentan a los habitantes de Malawi

En la última semana la policía ha detenido a 200 personas acusadas de perseguir «vampiros»

Actualizado:

La policía de Malawi ha arrestado a 200 personas sospechosas de pertenecer a mafias que persiguen a «vampiros». Ya son nueve las personas asesinadas desde mediados de septiembre en la parte sur del país, donde existe una creencia generalizada en la brujería. El gobierno ha tomado medidas drásticas para combatir esta oleada de violencia.

Estos ataques comenzaron en cuatro distritos del sur de Malawi, pero esta semana se extendieron a Blantyre, la segunda ciudad más grande del país. Allí una multitud incendió a un joven de 22 años epiléptico, y otro hombre murió apedreado. Ambos fueron acusados de comportarse como vampiros y de beber sangre humana como parte de un ritual. Los expertos sanitarios se han apresurado a desmentir la existencia de vampiros. Sin embargo, el gobierno ha tenido que actuar con contundencia, desplegando el ejército e imponiendo un toque de queda (de 17:00 a 07:00 hora local) para detener la propagación de la violencia. La policía, asimismo, está haciendo todo lo posible para contener la situación y garantizar que no se extendiera a otras ciudades y, así, evitar más muertes de personas inocentes. De ahí los arrestos masivos de las últimas horas.

El presidente de Malawi, Peter Mutharika, que ha visitado las áreas afectadas por este tipo de violencia, ha prometido iniciar una investigación sobre los asesinatos, y su oficina ha emitido un comunicado mostrando la «gran preocupación del gobierno por este asunto». Mutharika ha instado a la gente a no tomarse la justicia por su mano: «Si realmente hay gente haciendo brujería y chupando sangre humana, me encargaré de ellos».

En los cuatro distritos afectados por la llamada epidemia de «vampirismo», la situación de seguridad se ha vuelto tan inestable que las Naciones Unidas han retirado, por seguridad, a su personal de la zona. Tanto la ONU como la Embajada de los Estados Unidos han declarado algunas partes del país como zonas prohibidas. Según un informe realizado por dicha organización, los rumores de vampirismo parecen haberse originado en Mozambique.

La comisión de derechos humanos de Malawi condenó los ataques. Joanne Lu, de la ONU, declaró: «La actual ola de violencia no está exenta de matices políticos. El Partido Progresista Democrático acusó al Partido del Congreso de estar detrás de estos rumores». La violencia por motivaciones políticas ha estallado también en distritos cercanos justo antes de que se celebren las elecciones locales. Sin embargo, lo que más preocupa a los defensores de los derechos humanos son los fundamentos culturales, las supersticiones, los mitos y las creencias culturales ya que están más profundamente arraigados en las sociedades rurales pobres y sin educación.

Estos ataques van ligados a otros cuyas víctimas son personas con albinismo «se cree que sus huesos y otras partes de su cuerpo traen buena suerte en los rituales de brujería», añadió Lu.

No es la primera vez que se dan casos de violencia por «vampirismo» en Malawi. En 2002, un hombre fue asesinado y tres sacerdotes católicos fueron atacados por el rumor de que el gobierno estaba colaborando con vampiros y agencias de ayuda internacional para recolectar sangre humana. Los niveles de educación son bajos y la creencia en la brujería está muy generalizada en Malawi, uno de los países más pobres del mundo.