La estación de Colonia, uno de los lugares donde se produjeron las agresiones
La estación de Colonia, uno de los lugares donde se produjeron las agresiones - EFE

«Caza de mujeres» en la Nochevieja alemana

Una ola de agresiones sexuales y robos en la fiestas de fin de año en las ciudades de Colonia y Hamburgo sorprende a la Policía, que habla de «una nueva dimensión de delincuencia»

Corresponsal en BerlínActualizado:

La Policía de Colonia lleva 48 horas revisando minuciosamente las grabaciones de las cámaras de seguridad del barrio en torno a la estación central. Durante las celebraciones de Nochevieja, mientras estallaban los fuegos artificiales y las fiestas se multiplicaban en discotecas y casas particulares, tuvo lugar una ola de robos y agresiones sexuales a mujeres jóvenes sin precedentes en esta ciudad y que el presidente de la Policía Local, Wolfgang Albers, ha calificado como una «nueva dimensión de la delincuencia». Apenas hay esperanzas de identificar a los agresores.

También en la ciudad de Hamburgo, el portavoz de la policía Holger Vehren ha informado esta mañana sobre una oleada de agresiones similares. Las denuncias siguen llegando con cuentagotas a las comisarías y el modus operandi es prácticamente el mismo en todos los casos: grupos de entre 5 y 15 hombres de entre 20 y 40 años de edad que entre las 23:00 horas del 31 de diciembre y las 3:00 horas del uno de enero agredieron sexualmente y robaron a víctimas de entre 18 y 24 años de edad. La prensa alemana habla de «caza de mujeres». El número de denuncias supera ya las 90 y la policía considera que la mayoría de los casos no llegarán a ser denunciados. Solamente en Colonia se calcula que participaron en los hechos unos 1.000 agresores, según la Policía.

«Entre varios me sujetaban los brazos por la espalda y cinco más me tocaban. Me quedé paralizada por el terror. A mis amigas les estaban haciendo lo mismo y ellas gritaban, pero había tanta gente alrededor que sus gritos se perdían», ha relatado Evelyn, una joven de 16 años a la cadena de televisión N-Tv. La única posibilidad de identificar a los agresores es que alguna cámara de seguridad haya grabado las imágenes, ya que los atacantes no se cubrían la cara y podrían ser identificados.

La investigación está centrada también en las redes sociales. Vehren es optimista porque muchas de las denunciantes han relatado que durante las agresiones fueron realizadas fotos con teléfonos móviles y espera que las imágenes aparezcan tarde o temprano y permitan seguir pistas a través de internet. En raros casos ha sido posible detener a los atacantes, pero tampoco ha servido de mucho. Tres hombres de 22, 23 y 26 años, identificados en Colonia y detenidos bajo sospecha de haber quitado el abrigo y tocado reiteradamente los pechos y la zona genital a una chica de 17 años, han sido inmediatamente puestos en libertad porque no tenían en su poder la cartera que tras la agresión sexual le fue robada a la joven, que entró después llorando en una sala de fiestas y relató los hechos, lo que permitió a sus amigos salir a la calle e identificar a los presuntos agresores. Después de ser liberados, todavía a las puertas de las dependencias policiales, los tres acusados reían abiertamente sobre lo sucedido y se abrazaban con aire triunfal ante los medios de comunicación.

Al igual que el resto de los casos, se trataba de tres norteafricanos de origen árabe, el perfil que se repite en ambas ciudades y también en varias denuncias realizadas en la ciudad de Stuttgart, lo que apunta a una ola de agresiones coordinada en varios Länder. Se trata de la comisión de «delitos sexuales de forma masiva» y al menos 15 violaciones, además de numerosos robos, según Albers, para quien lo sucedido en Colonia resulta «insoportable». La alcaldesa de Colonia, Henriette Reker, ha convocado una reunión de crisis con los representantes de la Policía y las autoridades regionales para evitar la aparición de «no go areas» o «zonas sin ley» en la ciudad y para encontrar la manera de castigar a los culpables de una situación que considera «indignante».

Además de las denuncias realizadas ante la Policía, a través de internet se multiplican los relatos anónimos de las agresiones. La página «NetT-Werk Köln» en Facebook, habitualmente dedicada a intercambio de muebles o vivienda, se ha convertido en uno de los foros donde las víctimas dejan testimonio de lo sucedido.