Víedo: Descubre el calendario completo | Imagen de julio donde el presidente de Rusia, Vladimir Putin, participa en una cacería - AFP

El calendario de Putin se agota nada más ponerse a la venta

El almanaque de 2018, en el que se muestra al presidente de Rusia en poses de machote, ecologista o comandante en jefe, tiene un gran éxito

CORRESPONSAL EN MOSCÚActualizado:

La enorme demanda que este año ha suscitado el almanaque 2018 dedicado al presidente Vladímir Putin ha hecho que su primera edición se agotara en Moscú pocos días después de ponerse a la venta. Lo mismo ha sucedido en el Reino Unido, en donde este año el anuario de Putin ha aparecido por primera vez en las papelerías.

Aunque es más bonito que el de 2017, el del año entrante no supera en originalidad al de 2016, que estuvo dedicado al clásico de la cinematografía soviética «El sol blanco del desierto». Putin actuaba en el papel del «guardia rojo» Sújov, no en Asia Central sino en Siria, y el resto de los personajes eran encarnados por el ex presidente estadounidense, Barack Obama, el líder checheno, Ramzán Kadírov, el dictador sirio, Bashar al Assad, o el ministro de Exteriores ruso, Seguéi Lavrov.

Portada del calendario de Putin para 2018
Portada del calendario de Putin para 2018

En calendario de 2018 repite la tónica de otros años, mostrando al presidente ruso como un verdadero «héroe», «padre de la nación» y «salvador de la patria». Cada mes presenta a un Putin en diferentes escenarios y actitudes: intrépido y machote, pero también sabio, responsable y espiritual.

«Los días navideños iluminan nuestras vidas con un júbilo especial»

En enero, cuyo día 7 festeja la Navidad Ortodoxa, Putin pone una vela al santo en el Monasterio Yuriev de Novgorod el Grande. «Los días navideños iluminan nuestras vidas con un júbilo especial y despiertan los sentimientos más bondadosos», asegura en su llamamiento.

El almanaque no obvia las habituales poses del jefe del Kremlin como deportista, jugando al hockey o descendiendo por los caudalosos ríos rusos, como ecologista, preocupado por los animales en peligro de extinción, como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, como líder que se da baños de masas con gente de distintas etnias o como dirigente preocupado por el estado de las cosechas. También como anfitrión en su ciudad natal, San Petersburgo, y hasta en compañía del Papá Noel ruso «Ded Moroz» (el abuelo de las heladas).

Algunas de las imágenes de Putin usados en otros almanaques
Algunas de las imágenes de Putin usados en otros almanaques

Cualquier buen funcionario, empresario o patriota, sin más, debe exhibir en su despacho el calendario de Putin. Y es que 2018 es año electoral y el actual inquilino del Kremlin se presenta en marzo a la reelección. La rueda de prensa anual del jueves fue un anticipo del espectáculo de fuegos artificiales que nos espera a todos en las próximas semanas, pero perdió seriedad periodística.

También en clave de culto a su personalidad discurre la exposición SUPERPUTIN en el centro de exposición moscovita «Artplay»". Incluye cuadros, dibujos, esculturas e instalaciones dedicadas a lo que parece más bien un héroe de comic que un presidente. La muestra ensalza inequívocamente a Putin, pero tiene su punto irónico y hasta grotesco. Como si de Superman se tratase, el líder ruso viste un ajustado traje azul con el escudo del país, el águila bicéfala, y las letras SP en el pecho.

Por si acaso, ninguna de la veintena de obras expuestas, incluyendo el retrato de Putin más grande que se ha realizado hasta la fecha, indican el nombre del autor. Como de costumbre, al presidente ruso se le muestra como deportista, amante de los animales y rambo empuñando enormes cañones y ametralladoras.