Varios niños son atendidos después del ataque con armas químicas en Duma, Siria

Así fue el ataque químico en Siria

Actualizado:

Los gritos desgarradores de un bebé que no puede respirar son estremecedores y no es el único pequeño alcanzado con el gas venenoso. Con inhaladores reaniman a los niños, a los que les pican los ojos y la garganta, mientras con una manguera tratan de aliviarles. Son los escalofriantes efectos del ataque químico ocurrido en la ciudad de Duma, el último bastión rebelde a las afueras de Damasco.

Los muertos en el ataque producido el pasado fin de semana se contaron por decenas, con más de 500 afectados, la mayoría mujeres y niños. Las imágenes muestran los cuerpos sin vida de una docena de personas, exhalando espuma por la boca y la nariz.

Bashar Al Asad y Rusia no tardaron en negar cualquier responsabilidad, pero Donald Trump les acusó directamente desde el primer momento, lanzándoles una amenaza. En la ONU aseguró que respondería al ataque, mientras Rusia le advertía de «graves repercusiones» si opta por una acción militar contra el régimen de Damasco.