Un grupo de programadores, durante una prueba en 2012
Un grupo de programadores, durante una prueba en 2012 - ROLDÁN SERRANO

Argentina, en busca de programadores

El 51% las empresas tecnológicas del país tiene serias dificultades para conseguir a estos profesionales

BUENOS AIRESActualizado:

Argentina busca programadores. La tecnología ha llegado para quedarse pero de forma dinámica. No hay empresa o emprendimiento que pueda prescindir de una profesión que hoy, para sorpresas de muchos, no genera suficientes profesionales para cubrir los puestos de trabajo en oferta.

El 51 por ciento de las empresas tecnológicas argentinas tiene serias dificultades para conseguir trabajadores profesionales. En su desesperación, según publica el diario «Clarín», algunas están dispuestos a abrir las puertas a estudiantes de secundario .

El último año el mercado laboral argentino ofreció 7.800 plazas y el 65 por ciento se quedaron vacantes, de acuerdo al relevamiento del Observatorio Permanente Software y Servicios Informáticos (OPSSI) de la Cámara de la Industria Argentina del Software (CESSI).

Gustavo Guaragna, miembro del CESSI, lamenta en Clarín: «La industria del software volvió a generar empleo, incorporando a 2.800 nuevos profesionales y dejando una demanda insatisfecha de más de cinco mil posiciones que hubieran permitido alcanzar los 7.800 puestos que el sector proyectó para 2016».

La preocupación en Argentina por la falta de programadores locales es extensiva a otros países. De acuerdo a otros estudios, la tendencia que deja sin cubrir puestos de trabajo de informáticos o especialistas en computación no tiene fronteras. La oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos lo confirma al prever que para el 2020 habrá 1,4 millones de empleos en la industria pero, ese mismo año, tendrá sólo 400.000 graduados en la especialidad . Esto es, que dejarán una brecha de un millón de puestos son poder cubrir .

Jorge Ella, director de tecnología y filantropía de Microsoft argentina observa, «La programación forma parte de la alfabetización, permite capacitar a los jóvenes en las habilidades necesarias para les siglo XXI. Aprender programación tiene múltiples beneficios, desarrolla habilidades para la solución de problemas lógicos, estimula la creatividad y el pensamiento crítico, otorga herramientas que permiten adaptarse mejor al estilo de vida actual en un mundo que depende cada vez más de la tecnología , brinda mayores oportunidades de empleo». Dicho esto y en marcha la cuenta atrás para la invasión de la revolución robótica, el desempleo podría ser un mal menor si los jóvenes de hoy se adelantan y preparan un futuro que ya llegó.