El fundador de WikiLeaks, Julian Assange - TWITTER

WikiLeaksLa Fiscalía sueca retira los cargos de violación contra Julian Assange

La Policía británica comunica que lo arrestará igualmente si deja la Embajada de Ecuador

CORRESPONSAL EN LONDRESActualizado:

La máxima autoridad de la Fiscalía sueca, Marianne Ny, ha archivado este viernes la acusación contra Julian Assange, de 45 años, por la supuesta violación de una mujer en Estocolmo en agosto de 2010. El pirata informático y activista político australiano, fundador de Wikileaks, lleva más de cinco años recluido sin ver la luz en la Embajada de Ecuador en el centro de Londres, para evitar ser extraditado a Estados Unidos, que lo reclama por filtrar miles de sus documentos secretos militares y cables diplomáticos. Los abogados de Assange califican la decisión sueca de «vitoria total», pero la Policía británica ha comunicado que lo arrestará igualmente si sale por el cargo de no haber comparecido ante el tribunal.

A priori, la noticia supone un gran avance para que Assange pueda salir de los sótanos de la embajada ecuatoriana, una de las pocas de Londres que no tiene jardín ni patio. El hacker lleva allí desde el verano de 2012, muy cerca de los famosos almacenes Harrods, sin ver la luz del sol, lo que le ha provocado depresiones y problemas de salud. Sin embargo no está claro que su futuro se despeje, porque las autoridades británicas no han confirmado ni desmentido si EE.UU. ha cursado una petición de extradición para que Assange responda del robo de documentos del Pentágono, lo que podría costarle allí hasta una cadena perpetua.

Assange ha subido una foto sonriente a su cuenta de Twitter y aunque todavía no se ha mostrado en la ventana de la embajada, como suele hacer en sus cumpleaños o cuando surgen noticias relevantes sobre su caso, sí ha hecho que se asome su gato, al que viste con corbata. A estas alturas de su culebrón, todo es un poco rocambolesco en el mundo de Assange, de quien ahora se comenta que vive un romance con la actriz Pamela Anderson, que lo ha visitado un par de veces en su sótano.

El fundador de Wikileaks siempre negó haber violado a la mujer y sostuvo que la relación había sido consentida. Según su teoría, la acusación es fruto de un complot, una venganza de los estadounidenses por su filtración de documentos. Hace seis meses, la fiscalía sueca se avino a interrogar a Assange en la Embajada de Ecuador, preludio de que se buscaba una solución. Recientemente el Gobierno ecuatoriano envió una misiva al sueco quejándose de fallos en la acción de la fiscalía contra su huésped y lamentando “falta de iniciativa” a la hora de completar la investigación.

Tras cinco años largos de encierro, Assange se ha convertido en un engorro para todas las partes. Las autoridades ecuatorianas no ocultaban que estaban un tanto saturadas de su invitado y llegaron a cortarle el acceso internet cuando en plena campaña de las elecciones de EE. UU. se acusó a Wikileaks de filtrar documentos de la candidatura de Hillary Clinton. También es polémico en Inglaterra, debido al gasto que supone el dispositivo policial en la embajada para evitar su fuga, que solo entre junio de 2012 y octubre de 2014 ascendió a 13,4 millones de libras.

El personaje divide a la opinión pública. Para algunos es un héroe de la libertad de expresión, que alerta al mundo de los rincones oscuros de los estados. Para otros es un pirata informático de perfil ególatra, que vulnera el derecho a la confidencialidad y cuyos intereses no están claros del todo. Un grupo de media docena de simpatizantes irreductibles se han pasado los últimos cinco años manifestándose cada tarde frente a la embajada con sus pancartas, mientras a unos metros pasan indiferentes los turistas que visitan Harrods.

Julian Paul Hawkings, como se llama de nombre de pila, tuvo una infancia dura y errante y su primer hijo con solo 18 años. Muy inteligente y carismático, estudió informática y más tarde, física y matemáticas. Destacó pronto como «hacker» y en los años 90 fue condenado en Australia por una veintena de pirateos informáticos. Fundó Wikileaks en 2006 y en abril del 2010 dieron la campanada al destapar imágenes de un helicóptero estadounidense matando en Irak a 18 civiles. En julio y octubre divulgaron masivamente material confidencial de las guerras de Irak y Afganistán. Han pirateado más de 400.000 documentos del Pentágono, lo que en Estados Unidos le podría acarrear una condena de 30 años o hasta la cadena perpetua.

Assange estaba en Inglaterra cuando llegó una orden internacional de detención cursada por Suecia, que lo acusaba de graves delitos sexuales. Cumpliendo con el derecho universal, los británicos lo detuvieron. Mientras la justicia inglesa examinaba si debía ser extraditado, se le mantuvo preso durante ocho meses en una cárcel y luego en una casa de campo. En febrero de 2011, la justicia inglesa ordenó extraditarlo. Recurrió entonces a la Corte Suprema británica, pero en junio de 2012 falló contra él y se cobijó en la embajada de Ecuador, nación de régimen bolivariano.