Antonio Ledezma, este viernes en Cúcuta (Colombia) - AFP

El opositor Antonio Ledezma escapa de Venezuela para refugiarse en España

El alcalde metropolitano de Caracas, bajo arresto domiciliario desde 2015, huyó a Colombia y tiene previsto llegar a Madrid este sábado a las 6 de la mañana

Desde España emprenderá una gira mundial para seguir su «lucha democrática por la liberación de nuestro país»

Actualizado:

Después de 1.002 días de prisión y una «fuga de película» –en sus propias palabras– de su casa de Caracas, donde se encontraba bajo arresto domiciliario desde 2015, el opositor venezolano Antonio Ledezma tenía previsto llegar a Madrid este sábado a las 06:00 horas de la mañana, en un vuelo de Avianca procedente de Bogotá. Desde España, el alcalde metropolitano de Caracas y líder de Alianza Bravo Pueblo (ABP) ha anunciado que emprenderá una gira mundial para seguir su «lucha democrática por la liberación de nuestro país».

Ledezma, de 62 años, huyó de su residencia caraqueña, custodiada por agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin, policía política), el viernes por la noche en dirección a Cúcuta. Precisamente este viernes el Gobierno venezolano reforzó la vigilancia en torno a la casa del opositor Leopoldo López, otro preso político emblemático, también bajo arresto domiciliario.

A primera hora de la mañana, Antonio Ledezma cruzó a pie el puente internacional Simón Bolívar, que une San Antonio del Táchira con Cúcuta, después de recorrer más de 800 kilómetros por carreteras venezolanas. Desde allí se trasladó en un vuelo chárter a Bogotá, donde cumplió los trámites migratorios para tomar el vuelo de las 14:25 (hora local, 19:25 GMT), con hora prevista de llegada a Madrid a las 6 de la mañana, según confirmaron a ABC fuentes solventes.

En el aeropuerto de Cúcuta, Antonio Ledezma instó al régimen de Nicolás Maduro a «hacerse a un lado» y permitir un gobierno de transición. «Maduro no puede seguir torturando al pueblo de Venezuela, lo está matando de hambre», señaló en unas declaraciones divulgadas por el diario «El Nacional». Añadió que «mientras (el presidente venezolano) paga 72 millones de dólares de la deuda», sus ciudadanos «no tienen ni cómo comer».

Detenido en la Alcaldía

La detención el 19 de febrero de 2015 del dos veces elegido alcalde de Caracas en su despacho oficial, por funcionarios del Sebin encapuchados y con armas largas, causó un enorme revuelo internacional. Después de tres meses en la cárcel militar de Ramo Verde, por motivos de salud Ledezma cambió su celda por el arresto domiciliario, donde tenía prohibido hacer declaraciones públicas. El delito esgrimido por las autoridades fue conspirar contra el Gobierno chavista y asociación para delinquir.

Ya en territorio colombiano, enarbolando la bandera de su país, el alcalde caraqueño relató que tuvo que pasar «por más de 29 puestos entre guardias nacionales y policías del Gobierno, pero Dios es muy grande». Mientras la policía política allanaba su casa, Ledezma conminó a los venezolanos a «no perder el ánimo» en esta «hora de templanza» y les pidió «mantener las banderas que significan la dignidad de un pueblo que ha perdido la comida, el efectivo y no tiene dinero ni para comprar una empanada, pero que no pierde el decoro».

Peligraba su vida

El opositor venezolano señaló que cede «su bandera» a su aliada María Corina Machado, líder del partido Vente Venezuela (VV), quien se alegró de su salida del país porque su vida corría peligro. «Hace unos días, Ledezma me dijo que le habían amenazado con llevarlo a la tumba», explicó Machado.

Los partidos ABP y VV – que junto al diplomático Diego Arria han creado la nueva plataforma antichavista Soy Venezuela– boicotearon las elecciones regionales del 15 de octubre y lo mismo han hecho con las municipales del próximo 10 de diciembre. Ambas formaciones cuestionan el Consejo Nacional Electoral (CNE, chavista), se han aliado en la pugna que mantienen distintas corrientes de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y se niegan a dialogar con el Gobierno de Maduro. Ledezma insistió el viernes en que no habrá diálogo mientras no liberen a los presos políticos.

Su familia

Ledezma pidió comprensión a su mujer, Mitzy Capriles, y sus hijas por las «horas de angustia sin saber dónde estaba». Capriles corroboró a ABC que, «en 35 años juntos, jamás me ha consultado nada sobre los pasos políticos que va a dar». Dijo que este viernes «hablamos brevemente y le bendije con todo mi corazón, tenía la seguridad de que su decisión era la correcta».

Interpretó la decisión de escapar como «la continuación de su profundo deseo de seguir trabajando por la unidad y la inclusión en Venezuela». Mitzy Capriles consideró que «seguir luchando desde el país es estéril, desde afuera los ojos del mundo comprenderán más y mejor lo que está sucediendo en Venezuela para ayudarnos a combatir este narcoestado». La activista venezolana agregó que su país «está desangrándose», en manos de un Gobierno «forajido», y «seguir como estamos es suicida».

Por último, la mujer de Ledezma explicó que el alcalde de Caracas fue detenido porque «al Gobierno le molestó que ganara la oposición». «Le quitaron los recursos económicos y se le castró a la ciudad de tener al alcalde que votaron», remató la opositora venezolana. Dos años y nueve meses después de sufrir prisión y arresto domiciliario, Antonio Ledezma no ha sido juzgado.