Refugiados sirios tratan de entrar en Turquía
Refugiados sirios tratan de entrar en Turquía - REUTERS

Amnistía Internacional denuncia que Turquía está devolviendo refugiados a Siria

El próximo lunes arranca el acuerdo de Ankara con la Unión Europea, que establece la devolución de refugiados de la UE a Turquía

ESTAMBULActualizado:

A escasos cuatro días de que la Unión Europea comience a devolver refugiados e inmigrantes a Turquía, las críticas internacionales en contra de este pacto continúan aumentando. El país eurasiático acoge a cerca de 2,7 millones de refugiados sirios y es uno de los que mayores esfuerzos a hecho como respuesta a la crisis humanitaria. Esto no evita que, según organizaciones internacionales, se cometan abusos e ilegalidades.

Amnistía Internacional publica hoy un informe en el que denuncia “devoluciones masivas” a Siria de refugiados que ya se encontraban en la provincia turca de Hatay, en el sur del país. Tras una investigación, la ONG asegura haber recopilado suficientes testimonios para afirmar que las autoridades turcas han devuelto al país en guerra a “100 hombres, mujeres y niños sirios de forma diaria desde mediados de enero”.

“La gran escala de las devoluciones de refugiados sirios que hemos documentado pone de manifiesto los fallos fatales del acuerdo entre Turquía y la Unión Europea”, explica en un comunicado John Dalhuisen, director de Amnistía Internacional para Europa y Asia Central. “En su desesperación por sellar las fronteras, los líderes de la Unión Europa han ignorado totalmente los hechos más simples: Turquía no es un país seguro para los refugiados sirios y cada día lo es menos”, añade Dalhuisen.

La ONG apunta a casos “inhumanos”. Entre ellos destaca el de tres niños que fueron obligados a retornar a Siria sin sus padres, así como el de una mujer embarazada de ocho meses. Dalhuisen teme que los sirios devueltos por Europa “sufran el mismo destino” y pide a Ankara que detenga estas acciones “inmediatamente”.

Turquía se ha gastado unos 10.000 millones de dólares en la asistencia de los casi tres millones de sirios que viven dentro de sus fronteras. De estos, alrededor de 300.000 lo hacen en los campamentos habilitados por el Gobierno turco, que presentan unas condiciones excelentes. Los niños sirios tienen la posibilidad de ir a la escuela de forma gratuita y, desde enero, los adultos pueden optar a un permiso de trabajo. No obstante, estos dos cambios legislativos apenas han tenido repercusión en la vida diaria de los refugiados: cerca de dos tercios de los niños sirios en Turquía no reciben ninguna educación y la mayoría de refugiados mayores de edad siguen realizando trabajos precarios, sin contrato y a cambio de un salario bajo.

Ankara abrió en un primer momento las puertas a los refugiados sirios. No obstante, a medida que han ido pasando los años y su estancia en territorio turco se ha convertido en más permanente que temporal, las autoridades han restringido más y más el paso. De hecho, de acuerdo con estimaciones de la propia Amnistía Internacional, alrededor de 200.000 sirios desplazados dentro de su país se encuentran en un área de 20 kilómetros desde la frontera turca. En su informe, AI apunta a que muchos de ellos se encuentran en campamentos que carecen de “agua limpia y sanidad”.

Arranca el acuerdo

Turquía, Grecia y el resto de la Unión Europea trabajan a marchas forzadas para comenzar cuanto antes con las devoluciones de los refugiados e inmigrantes que llegaron a las islas después después del 20 de marzo, el día que entró en vigor el polémico pacto.

Según explicaba a ABC un portavoz de la Comisión Europea, Bruselas espera que tanto Turquía como Grecia completen los cambios legales necesarios en sus propios sistemas para devolver las primeras personas a territorio turco el próximo lunes 4 de abril.

La agencia AFP citaba ayer a una fuente europea asegurando que ese día se enviarán a “500 personas”, en concreto a “sirios que no han solicitado asilo político, afganos y paquistaníes”. No obstante, todavía son muy pocos los detalles que se conocen. Ninguno de los diferentes responsables en este proceso informan de dónde serán instalados, ni en qué condiciones, ni qué ocurrirá con aquellos ciudadanos que no son sirios.

Una portavoz de Frontex confirmaba a este periódico que la agencia europea para la gestión de fronteras estará presente en el operativo. “La primera readmisión del proceso con la participación de embarcaciones desplegadas por Frontex tendrá lugar el lunes 4 de abril. Los detalles todavía se están debatiendo. Frontex desplegará el primer grupo de oficiales durante el fin de semana”, señalaban desde la agencia.

Por su parte, en Turquía todavía no se han comenzado los trabajos para construir las infraestructuras que, se supone, acogerán a las personas procedentes de Grecia. Todos los campamentos de refugiados en territorio turco se encuentran en el este del país, a unos mil kilómetros de las costas del Egeo.

La Media Luna Roja turca confirmaba recientemente que construirá un campamento en la provincia de Manisa con capacidad para 5.000 personas. Asimismo, los medios locales informaban hace dos días de los planes de levantar otro centro similar en la cercana localidad de Dikili, que podría acoger hasta 72.000 desplazados.