Angela Merkel, con Thomas de Maiziere (i) y Sigmar Gabriel (c), durante una reunión en la Cancillería con los dirigentes de los estados federados, este jueves en Berlín
Angela Merkel, con Thomas de Maiziere (i) y Sigmar Gabriel (c), durante una reunión en la Cancillería con los dirigentes de los estados federados, este jueves en Berlín - AFP

Alemania acomete una reforma centralizadora de los «länder»

Berlín recuperará competencias y controlará el déficil y los presupuestos

Corresponsal en BerlínActualizado:

El Bundestag alemán votó este jueves por una mayoría de dos tercios, 455 votos del total de 631, una reforma de la Constitución que modifica 13 puntos de la ley fundamental y el modelo de financiación de los estados federados. La reforma devuelve competencias a Berlín y capacidad de control sobre los presupuestos regionales a cambio de un aumento de transferencias de unos 9.700 millones de euros. «Los 16 “länder” podrán ahora tomarse más en serio su tarea y lo harán en cooperación con el Estado federal», resumió satisfecho el presidente y alcalde de Hamburgo, Olaf Scholz.

El ministro de Finanzas, Wolfgang Schauble, defendió el proyecto de reforma en el debate parlamentario, quejándose de que el hecho de que el actual sistema de financiación caduque en 2019 y la inconveniencia de dejarla para después de las elecciones de septiembre han empujado a la gran coalición a negociar una reforma bajo una «inapropiada presión de tiempo» y dando como resultado un modelo «no exento de problemas».

Berlín asume la redistribución financiera

La redistribución financiera entre los «länder» funcionaba hasta ahora mediante una complicada fórmula de vasos comunicantes entre los estados más ricos y los más pobres, que a menudo era causa de quejas de los que más contribuyen, como Baviera y Hesse. Desde 2020, Berlín asume la redistribución y el mecanismo estará basado en la población de cada estado y en los impuestos sobre la cifra de negocios y tráfico de empresas. Quedarán establecidas percepciones anuales fijas de 2.600 millones anuales y de otros 1.400 millones que se irán ajustando para garantizar que todos los ciudadanos tengan acceso a servicios similares.

La valoración por población de las ciudades-estados de Berlín, Hamburgo y Bremen no cambia, al igual que la de Sajonia-Anhalt, Mecklemburgo-Pomerania Occidental y Brandenburgo. Bremen y El Sarre recibirán del Estado central ayudas a la reconversión de unos 400.000 millones. A cambio, el Estado recibe de vuelta competencias que antes disfrutaban los gobiernos regionales.

Infraestructuras

Una de las más polémicas es la que se refiere a construcción de infraestructuras que incluye carreteras y autopistas. El Estado federal creará una «sociedad de infraestructuras» denominada Autobahn-GmbH, responsable de planificación, contratación, construcción y mantenimiento de las autovías y que podría abrir la puerta a la privatización.

Hasta ahora el Estado central disponía un fondo de 3.500 millones anuales para ayudar a regiones y ayuntamientos en la construcción y mantenimiento de centros educativos. Ese fondo será eliminado y la competencia pasa directamente a Berlín, que se adjudica además, a través del Tribunal Federal, el control y auditoría del uso de las subvenciones y ayuda financiera por parte de los estados federados. Queda expresamente reforzada la capacidad de control del Estado Central sobre la deuda y el déficit de los «länder» y su política presupuestaria, que estará sujeta a criterios de estabilidad.