Vuelo inaugural aterriza en Santa Elena procedente de Johannesburgo - Afp

El «aeropuerto más inútil del mundo», en Santa Elena, recibe su primer vuelo comercial

La recóndita isla del Atlántico Sur, donde se confinó a Napoleón Bonaparte en 1815, estrena su primer aeródromo tras años de retraso

Corresponsal en JohannesburgoActualizado:

La remota isla del Atlántico Sur, Santa Elena, conocida por ser el lugar donde murió Napoleón, se abrió al mundo el pasado sábado gracias al aterrizaje de su primer vuelo comercial y regular. El aeropuerto bautizado como «el más inútil del mundo» recibió a unos 60 pasajeros procedentes de Johannesburgo (Sudáfrica). Alrededor de cien isleños se acercaron al aeródromo para observar el aterrizaje de este primer vuelo internacional.

Y es que la programación de una línea aérea regular a Santa Elena supone un gran cambio para esta comunidad de apenas 4.500 habitantes. Hasta el momento y desde 1990, la única manera de acceder a esta isla volcánica de apenas 122 km2 era en barco, una travesía que duraba unos cinco días desde Ciudad del Cabo. El Royal Mail Ship (RMS) conecta, cada tres semanas, a sus residentes con el resto del mundo, encargándose también de proveerles de aquello que necesiten para su sustento. Con este nuevo servicio en marcha, se espera que este buque se jubile en febrero de 2018.

La isla es conocida por ser el lugar en el que Napoleón Bonaparte fue desterrado tras perder la Batalla de Waterloo
La encargada de terminar con el aislamiento que ha durado siglos es la compañía sudafricana Airlink, que se aventura a programar un vuelo semanal, cada sábado, entre Johannesburgo y Ciudad de Cabo, haciendo escala en Windhoek (Namibia). Un trayecto de unas seis horas que cuesta entre 900 y 1.700 euros.

La primera vez que se habló de construir un aeropuerto en Santa Elena fue en los años 30. Sin embargo, hubo que esperar hasta 2005 para que el gobierno británico anunciara sus planes para llevarlo a cabo. La falta de financiación y las dificultades técnicas a la hora de construir una pista de aterrizaje retrasaron su construcción hasta 2011. A pesar de las advertencias sobre las difíciles condiciones climáticas, la pista fue construida para permitir el aterrizaje de aviones como el Boeing 737 y el Airbus A320. Sin embargo, finalmente se optó por usar naves más pequeñas ( Embraer E190) con capacidad para 100 pasajeros.

Tras cinco años de obras y un desembolso de casi 320 millones de euros por parte de los contribuyentes británicos, el aeropuerto estaba listo para inaugurarse en junio de 2016. Sin embargo, los fuertes vientos retrasaron su apertura oficial. Por todas estas dificultades y el alto coste, la prensa británica lo bautizo como «el aeropuerto más inútil del mundo».

Paraíso turístico

Santa Helena es el segundo territorio de ultramar británico más antiguo después de las Bermudas. Fue descubierto por los portugueses en 1502 y colonizado por Gran Bretaña en 1658. Se sitúa en medio del océano Atlántico, a unos 1.800 kilómetros de la costa de Angola y 4.000 de Río de Janeiro.

La isla es conocida por ser el lugar en el que Napoleón Bonaparte fue desterrado tras perder la Batalla de Waterloo en 1815 y en la que moriría tras seis años de exilio. Esta herencia napoleónica no es el único atractivo turístico de Santa Elena. La isla tiene un gran potencial: una costa prístina, un paisaje escarpado, abundante vida marina, una tortuga gigante llamada Jonathan (que dicen que tiene 185 años) y Jacob's Ladder, una escalera de 699 peldaños que conduce desde un valle hasta una colina en la capital Jamestown.

En 2016, casi 600 turistas visitaron este recóndito lugar, una cifra que dista mucho de los 30.000 visitantes que esperan las autoridades británicas gracias a la inauguraciónde esta nueva ruta aérea.