Internacional

Las acusaciones de fraude electoral en Ecuador cambian de bando

Alianza País, en el poder, denunció irregularidades en el voto en el exterior y en algunas provincias. El presidente Correa admite que habrá segunda vuelta el 2 de abril

El presidente Rafael Correa, durante una rueda de prensa con la prensa extranjera, este miércoles en Quito
El presidente Rafael Correa, durante una rueda de prensa con la prensa extranjera, este miércoles en Quito - EFE

Antes de que el titular del Consejo Nacional Electoral (CNE), Juan Pablo Pozo, lo anunciara, porque aún no han escrutado el 100% de las actas, el presidente Rafael Correa admitió este miércoles que el candidato del oficialismo, Lenín Moreno, no ganó los comicios del 19 de febrero. «Hemos quedado a décimas de tener la victoria en la primera», dijo, y agregó: «Vamos a una segunda vuelta y venceremos».

Ante la prensa extranjera acreditada en Ecuador, el primer mandatario también predijo que «si gana la oposición quiebran al país». Y señaló que para Alianza País, el partido en el poder, la mejor opción era tenerle a Lasso (Guillermo Lasso, de Creo) «porque es más fácil a derrotar por su falta de carisma, sus antecedentes de banquero, etc.».

Lenín Moreno, que ha hecho una gira por parte de la Costa ecuatoriana, no admitió hasta este miércoles por la mañana que habrá segunda vuelta. Pero anticipó que, de haberla, será el vencedor. «Si ahora hemos ganado con 1 millón de votos sobre el que sigue, la segunda vuelta lo haremos con dos millones», dijo en su primera visita a Guayaquil, tras la jornada electoral del pasado domingo.

Los ecuatorianos seguían junto a la sede del Poder Electoral de Quito y también se movilizaron en otras ciudades
Mientras los dirigentes políticos hacían estas declaraciones, la gente seguía el miércoles en las calles con más entusiasmo que el lunes y el martes. El intenso frío, en Quito, no hizo mella en los cientos de hombre y mujeres que coparon los exteriores del Consejo Nacional Electoral (CNE), donde hubo música. En otras ciudades también la gente se ha movilizado.

El país amaneció este miércoles con más preguntas que respuestas, después de que la víspera, las acusaciones de fraude cambiaron de bando. Fue el Gobierno el que dijo haber sido perjudicado. Hasta el exministro de Gobierno José Serrano, que acaba de ganar un escaño en la Asamblea, presentó una «denuncia» en el Consejo Nacional Electoral. Alianza País, en el poder, denunció ante el CNE irregularidades en el voto en el exterior y en algunas provincias.

La Constitución ecuatoriana establece que, para ganar en primera vuelta, se necesita una mayoría absoluta de los votos válidos o más de un 40% y una diferencia de diez puntos sobre el siguiente rival. El margen de 0,67 décimas por el que Moreno no logró proclamarse vencedor (39,33%), aumentó las denuncias de fraude por ambas partes. Lasso, por su parte, obtuvo un 28,16% de los sufragios.

Gran marcha

El reiterado anuncio del alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, rival político de Lasso, aunque ambos son de derecha, de organizar lo que llamó una inmensa marcha en la ciudad junto a todos los sectores para defender la democracia, hizo que muchos se preguntaran si el gobierno podrá apaciguar al país entero movilizado.

Mientras tanto, desde la radio y la televisión el expresidente Osvaldo Hurtado fustigó al Ejecutivo, del que dijo que «no tiene límite ético en su conducta». Criticó al Consejo Nacional Electoral por su lentitud y por haber sido «elegido por el mismo Gobierno». El exvicepresidente León Roldós, que el martes apareció junto al alcalde Nebot para organizar la marcha, declaró el miércoles que el Ejecutivo teme la segunda vuelta porque será derrotado y allí se destapará la corrupción de esta «cleptocracia».

Toda la actualidad en portada

comentarios