Tsipras agradece el apoyo del Parlamento
Tsipras agradece el apoyo del Parlamento - reuters

El Parlamento griego aprueba, con el apoyo de la oposición, el plan de reformas de Tsipras

El primer ministro griego, que perdió los votos de 38 diputados de su partido, amenazó con dimitir si no lograba el apoyo de su propia formación

Actualizado:

El Parlamento heleno votó anoche a favor de las primeras medidas de recortes y reformas que afectan a las pensiones y los impuestos, en un clima de preocupación y división. El resultado de la votación fue claro: 229 votos a favor, 64 en contra y seis diputados que en vez de votar clamaron «presentes». Sin embargo, la gran tragedia para el primer ministro, Alexis Tsipras, es que su partido, el populista Syriza, se rompió totalmente hasta el punto de que 38 de sus parlamentarios, de un total de 149, votaron «no» a la propuesta. Incluso una de las caras más visibles de la formación populista, el anterior ministro de Finanzas, Yánis Varufakis, se sumó a los disidentes y votó en contra.

A favor del acuerdo estuvo la oposición en bloque -conservadores, socialistas y partido El Río-. En contra, los comunistas, los neonazis de Amanecer Dorado y los 38 diputados de Syriza que optaron por romper la disciplina de voto, causando una crisis de profundo alcance.

Aunque Alexis Tsipras intentó tranquilizar a su partido y al electorado sobre el acuerdo, dejó claro que este era absolutamente necesario ya que la alternativa, una salida del euro, era mucho peor. Durante el tenso pleno, Tsipras pidó el voto argumentando que no hay alternativa: «No creemos en ello, pero estamos forzados a adoptarlo», dijo. Esta frase, repetida ayer también en televisión, es la que más preocupa a los analistas políticos, que conocen las dificultades de aplicar unas medidas necesarias pero con un enorme coste político en una población empobrecida tras cinco años de austeridad y con los bancos aún cerrados.

El texto del acuerdo y el primer paquete de medidas (sobre reformas de pensiones y fiscales, incluyendo el cambio del IVA, así como otras medidas, como poder abrir las tiendas el domingo y asegurar la independencia del Servicio Nacional de Estadística) fueron aprobados gracias al apoyo de los tres partidos de la oposición que se han comprometido a mantener al país en el euro: los conservadores de Nueva Democracia, los socialistas del Pasok y el movimiento político El Río (To Potami). Los tres partidos aportan nada menos que 106 escaños, obteniéndose la mayoría con 151. Sin la aprobación de este primer paquete de reformas y otro el lunes próximo, no se abre el camino para llegar a un tercer rescate.

Pero los mayores problemas los tuvo el primer ministro antes de la votación. Antes del relativamente corto debate que precedió la votación, se dirigió a su grupo parlamentario y pidió el apoyo de los restantes 148 diputados. Parte de ellos (se habla de unos 40) se mostraron dispuestos a no votar las reformas, empezando por la propia presidenta del Parlamento, Zoí Konstandopulu, y los ministros Panayótis Lafazánis (de la Reconstrucción Productiva, Energía y Medio Ambiente) y Dimitris Stratulis (ministro alterno de Sanidad).

Dimisiones

La presidenta Zoí Konstandopulu declaró ayer que «es obligación del Parlamento el no permitir que se lleve a cabo el chantaje. Ningún parlamento puede aprobar leyes bajo semejante presión asfixiante», refiriéndose a la votación. Pero no fue la única voz discrepante, la viceministra de Finanzas, Nadia Valavani, presentó por la mañana su dimisión en protesta por el acuerdo alcanzado para un tercer rescate. En una carta enviada a Alexis Tsipras, criticó «las medidas inútiles» incluidas en el acuerdo, por las que «no puedo seguir siendo miembro de este Gobierno». Tampoco fue la única dimisión de facto. También decidió apearse del proyecto de Tsipras el secretario general del Ministerio de Economía, Mano Manusakis.

Ante tanta disensión, Tsipras pidió a su grupo mantener la unidad y respaldar al Gobierno en el Parlamento, asegurando que, si no lograba el apoyo de sus filas a las medidas que los socios han impuesto a cambio del rescate, le sería «muy difícil» continuar en el cargo. «Si no tengo el apoyo del grupo parlamentario, mañana (por hoy) me será muy difícil seguir como primer ministro», aseguró Tsipras en el discurso ante su grupo.