El ya exministro de Finanza Yanis Varufakis
El ya exministro de Finanza Yanis Varufakis - EFE

¿Por qué dimitió Varufakis?

Su continuidad en el cargo dificultaba negociar con Europa, pero el ya exministro se va orgulloso de «cargar con todo el odio»

Actualizado:

El ya exministro de Finanzas, Yanis Varufakis ha dimitido. Dicen que el primer ministro, Alexis Tsipras, y él estaban de acuerdo en que no tenía ningún sentido intentar que nadie en Europa se sentara a negociar con alguien que llevaba cinco meses insultando a sus interlocutores y que en víspera del referéndum los llamó «terroristas».

Tsipras tendrá que hacer muchos más gestos conciliadores que esta dimisión para intentar evitar que Grecia se hunda en una situación dramática tras el resultado del domingo.

Se dice ahora que el referéndum fue idea de Varufakis. Quizás para quitar a Tsipras parte del reproche de esa convocatoria demagógica y definitiva. Para quienes intentaban ayudar a Grecia a quedarse en la zona euro la convocatoria fue una puñalada de la que difícilmente se recuperarán.

Varufakis, fiel a sí mismo ha presentado la dimisión como un gesto de infinita generosidad por su parte. Él, «orgulloso de cargar con todo el odio», como ha dicho, libera a Tsipras de esa carga para que pueda negociar mejor con los acreedores. Ayer decenas de cámaras esperaban bajo un calor de justicia ante su ministerio, ansiosas por la última imagen del griego-australiano con su moto.

Él, vistoso y fotogénico. El izquierdismo mediático europeo lo erigió en sexsymbol y lo ha llegado a representar como un superman. Ha hecho creer al mundo que es hasta alto, cuando no llega a 1,70. Tras cinco meses como ministro deja a Grecia con los dos pies en la miseria y uno fuera del euro, pero las chicas le gritan cuando pasea su imagen de macho malote.

Ahora venderá libros sobre su lucha contra el dragón capitalista y de la teoría de los juegos. Pasará mucho tiempo en países capitalistas que jamás le harán caso. Y que quizás por ello no tienen el futuro tenebroso que hoy se teme para Grecia.