Kim Jong Un
Kim Jong Un - afp
internacional

Corea del Norte cuenta con un «ciberejército» de 7.000 «hackers»

Seúl informa que Pyongyang está reforzando sus capacidades para la guerra informática, en paralelo al desarrollo de sus programas nucleares y de misiles

Actualizado:

Corea del Norte ha incrementado de forma significativa su personal capacitado para realizar ataques cibernéticos hasta disponer de casi 7.000 «hackers», según ha anunciado este domingo un portavoz militar surcoreano.

Desde el pasado octubre, el régimen norcoreano ha reclutado a un millar de expertos informáticos para participar en este tipo de operaciones, lo que eleva el número de efectivos de su «ciberejército» a 6.800.

«Corea del Norte parece concentrarse en el refuerzo de sus capacidades para la guerra informática, en paralelo al desarrollo de sus programas nucleares y de misiles», ha señalado el portavoz en declaraciones a la agencia local Yonhap.

Ante la «amenaza» que supone esta iniciativa, el Ejército surcoreano ha decidido incrementar también su personal especializado en ciberseguridad desde los actuales 600 efectivos hasta un millar, según la misma fuente.

Ataques cibernéticos

Seúl sospecha que el régimen norcoreano está detrás de una serie de ataques informáticos a varias centrales nucleares del país el pasado diciembre, que provocaron la filtración de datos sensibles sobre estas instalaciones.

Asimismo, Washington responsabilizó a Pyongyang del ciberataque que sufrió la productora cinematográfica Sony Pictures Entertainment (SPE) el pasado noviembre, en el cual se robaron datos personales de más de 3.000 empleados de la compañía y se filtraron varias de sus películas sin estrenar.

Los piratas que se atribuyeron el ataque, autodenominados Guardians of Peace (GOP), también lanzaron un ultimátum para que Sony no estrenara la película «The Interview», una comedia sobre un complot estadounidense para asesinar al líder norcoreano, Kim Jong-un.

Una investigación realizada por el FBI estadounidense concluyó que el ataque fue orquestado desde Corea del Norte, si bien el país asiático, que llegó a calificar «The Interview» como un acto de guerra, ha negado cualquier participación.