entrevista

David Cameron: «Tengo un miedo terrible de decepcionar a las personas»

Cuando queda un mes para las elecciones en el Reino Unido, el líder del partido conservador recorre el país tres veces a la semana persiguiendo votos y haciendo promesas. Una contrarreloj para continuar en Downing Street

David Cameron corre diariamente cinco kilómetros
David Cameron corre diariamente cinco kilómetros - jack hill
texto: jenni russellThe times magazine/contacto - Foto: Jack Hill - Actualizado: Guardado en: Internacional

Se oye el pitido de la BlackBerry de uno de los colaboradores, que se la pasa al primer ministro: a las 10 se va publicar un informe sobre seguridad e inteligencia y pueden preguntarle por el tema. David Cameron pide un resumen rápido. «Lo firmé hace mucho tiempo, necesito recordar los detalles». Suena su teléfono: es Craig Oliver, director de comunicaciones de Downing Street, que quiere saber su reacción a las palabras de Nigel Farage, que ha pedido la abolición de la Ley de Relaciones Raciales. Cameron es fulminante. Parece verdaderamente consternado. Farage, dice, solo está desesperado por llamar la atención. Fin de la llamada, vuelve a sus papeles.

David Cameron es un primer ministro con un problema. No ganó las últimas elecciones y tampoco va camino de ganar las próximas. Se presenta a la reelección con un programa político basado en el «elíjanme a mí, no al otro» y, a pesar de llevar cinco años en el poder y una década en primera línea política, el país no está seguro de quién es. ¿De verdad es un conservador compasivo, pero la crisis económica dio al traste con su agenda más amable y justa, o es un ricachón thatcheriano con un corazón de piedra, que en su fuero interno se alegra de que ahora todo ese rollo de la solidaridad y la empatía no sea necesario? ¿Se pasa el día viendo películas y series mientras Gran Bretaña se desmorona, o es un primer ministro trabajador y competente?

«Espero que la gente vea que… que soy una persona razonable. Que estamos defendiendo cosas razonables. Creo que la razonabilidad está muy infravalorada en la política. Por supuesto, la gente hace críticas legítimas, pero me gustaría que dijeran: “a fin de cuentas, ha intentado adoptar un planteamiento razonable”».

Extracto de la entrevista realizada por la periodista Jenni Russell, para The Sunday Times, al primer ministro británico, al que ha seguido durante 24 horas durante la campaña electoral. El texto completo, donde lo personal se entreteje con lo político, se puede leer en www.kioskoymas.com.

Toda la actualidad en portada

comentarios