Wilmer Baute, antes de su entrevista con ABC
Wilmer Baute, antes de su entrevista con ABC - José Ramón Ladra
Entrevista al fundador del movimiento antipodemos

«Podemos tiene un Ejército en las redes sociales y el grueso está en Venezuela»

El joven venezolano Wilmer Baute promueve un colectivo para frenar al partido de Pablo Iglesias. Teme que España siga la misma senda por la que Chávez arrastró a su país

Actualizado:

Nunca lo imaginó, pero en los últimos días, Wilmer Baute, un joven informático caraqueño, no hace otra cosa que dar entrevistas. Ha tenido una iniciativa, la de fundar con unos pocos amigos el Movimiento Español Venezolano Antipodemos (MEVA), y en estos tiempos convulsos tanto Venezuela como el partido de Pablo Iglesias suscitan el interés de los medios. Habló con ABC en un céntrico parque de Madrid.

-¿Por qué abandonó su país?

Vine hace seis años huyendo de la situación, de todo el problema social y político que atravesaba Venezuela. Abandoné mis estudios, mi familia, todo, para buscarme un futuro mejor en España, un futuro que sabía que no iba a tener en mi país.

-¿Por qué eligió España como destino?

Porque pude acceder a la nacionalidad española. Mi abuelo era canario. Pude venir a España siendo español.

-¿Dónde vivía en Venezuela?

Yo soy de Caracas

-Un sitio un poco peligroso para vivir, ¿no?

Es de las ciudades más peligrosas del mundo y Venezuela es el segundo país más peligroso del mundo después de Honduras.

-¿Hace cuánto que fundó su Movimiento Español Venezolano Antipodemos?

El movimiento como tal se empieza a constituir hace poco más de un mes.

-¿Qué balance hace de ese mes?

La verdad es que el balance es muy exitoso. Hemos podido hacer una movilización con más de 1.500 personas, sin apoyo de ningún partido político, ni español ni venezolano, sin apenas recursos. No tenemos empresas ni patrocinadores detrás, lo que se ha hecho ha sido gracias a la colaboración de la gente. Para nosotros es un éxito poder movilizar a tanta gente con tan pocos recursos y este movimiento nació para eso, para movilizar.

-¿Y qué fue lo que les empujó a usted y sus compañeros a montar su movimiento?

Esto tiene un antecedente en las redes sociales. Como muchos venezolanos residentes en España, estamos muy preocupados con la situación actual aquí. Hay un escenario político muy parecido al de Venezuela en 1998, cuando veníamos de un bipartidismo de casi cuarenta años. Nosotros en Venezuela rompimos con el bipartidismo con la elección como presidente de Hugo Chávez. Fuimos engañados por un proyecto aparentemente muy democrático que prometía resolver todos los problemas de los venezolanos.

-Hay algunas diferencias. Por ejemplo, Hugo Chávez era militar. Pablo Iglesias no.

Efectivamente, Chávez era militar, pero recordemos que Chávez era un estrecho amigo de Juan Carlos Monedero. Monedero, como otros dirigentes de Podemos, han militado y militan en organizaciones de extrema izquierda.

-¿Cree que Monedero tenía alguna importancia en Venezuela en 1998?

No, pero recordemos que en los últimos diez años ha tenido un apoyo permanente del Gobierno, e incluso ha tenido un despacho en el mismo palacio del Gobierno. Esa es la información que llega a través de los medios de comunicación. Estaba a unos pocos pasos del presidente.

-¿Le parece que la sociedad española de 2015 es comparable a la venezolana de 1998?

Sí. Hay una diferencia evidente en cuanto a desarrollo. España es un país mucho más desarrollado que Venezuela, como Venezuela lo es respecto a Cuba. Pero sí hay una similitud en el gran descontento social con los grandes partidos que se han alternado en el Gobierno y la esperanza de la gente en un cambio, en una regeneración del sistema. Los venezolanos de 1998 no querían saber nada de Acción Democrática y Copei igual que mucha gente aquí no quiere saber nada del Partido Popular y del Partido Socialista y ven como vía de escape un partido político que hace promesas para solucionar los problemas que está sufriendo gran parte de la población española y se aprovecha de sus esperanzas.

¿Y cree que en España hay riesgo de un levantamiento militar como el de Chávez en 1998?

No, para nada. Ese peligro no existe porque ese partido político del que hablamos todavía no ha llegado al poder. Las Fuerzas Armadas están controladas por el Parlamento y, de alguna manera también por el Rey, ¿no?

-La Constitución atribuye al Rey el mando supremo de las Fuerzas Armadas, pero es dudoso que eso vaya más allá de lo teórico.

Bueno, en España vivimos afortunadamente en una democracia y mis compañeros y yo proyectamos que Venezuela algún día pueda serlo.

-¿Venezuela no es una democracia?

No puede ser una democracia, es una neodictadura.

-¿Podría explicarme qué quiere decir eso?

Una neodictadura es una dictadura más moderna, más actual, en la que se disimula y se aparenta que existe una democracia, con unas elecciones, una oposición, unos pocos medios independientes, que cada vez son menos… Se vende una democracia donde realmente no la hay. Eso es lo que está haciendo el Gobierno de Venezuela.

-Si hay un gran desencanto con el bipartidismo y si Podemos no es sino una amenaza ¿Qué hacer? ¿Ustedes creen en el bipartidismo?

Creemos en el bipartidismo desde el momento en que España es una democracia, con unas elecciones limpias, con medios de comunicación que tienen muchas veces una líeas editoriales críticas con el Gobierno. Eso es libertad de expresión, eso refleja democracia y eso es algo que han respetado los dos partidos que se han alternado en los últimos años en el Gobierno. Tiene que quedar claro que nosotros no defendemos el bipartidismo, defendemos la democracia, lo que el pueblo español soberana y libremente sufraga en las urnas.

-Y si en las próximas generales, los españoles soberanamente votasen mayoritariamente a Podemos, ¿lo aceptarían?

Por supuesto, aceptaríamos el dictamen de las urnas. Nosotros no estamos defendiendo a ningún partido, solo estamos alertando ante el riesgo de que si ese partido político llega al poder podría importar el modelo fracasado de Venezuela.

-¿Y por qué el es suyo un movimiento anti? ¿No hubiera sido mejor un movimiento pro lo que fuera?

Esto me lo preguntan mucho. Lo de anti es algo un poco más frecuente en la cultura venezolana. Lo cierto es que la palabra Antipodemos tiene un antecedente en las redes sociales en las que hay muchos grupos antipodemos. A mí lo de anti no me va mucho, pero ha sido un elemento muy gráfico para identificar a nuestro movimiento. Nuestro objetivo nunca es atacar a los simpatizantes del partido Podemos, nuestro objetivo son sus dirigentes, es darle a los españoles el mensaje de que se están utilizando los mismos mensajes, técnicas y estrategias que se utilizaron en Venezuela de 1998.

-Se ha acusado a Podemos de recibir financiación irregular del Gobierno de Venezuela. ¿Algún comentario sobre esto?

Nosotros estamos muy interesados en que se aclare la posible financiación B de este partido. Al señor Montoro le ha llegado una carta en la que se afirma un cobro de 14 millones de euros y esperamos que eso se esté investigando. No podemos decir que exista, pero presumimos que haya podido existir un cobro ilegal por la experiencia que tenemos de campañas anteriores. Aparte está todo el entramado legal que se ha formado con la fundación CEPS. Ellos han dicho en problemas de TV que han invertido dinero de Venezuela en La Tuerka y en su partido político. Financiación hay.

-¿Pero eso sería ilícito?

Eso es, primero, una falta de respeto a los venezolanos porque se les ha pagado con dinero público de los venezolanos, procedente de la renta petrolera y de los impuestos que se recaudan en Venezuela. Eso es antiético y veremos hasta qué punto la justicia española puede considerar que además es ilegal.

-¿Cómo se financia su movimiento?

Solo con la colaboración de la gente. No tenemos ningún patrocinador. Estamos pensando en constituir una asociación para poder recibir donativos.

-Si algún organismo oficial les ofreciera alguna subvención. ¿La aceptarían?

No creo que eso vaya a ocurrir.

-¿Y si ocurriera?

Estudiaríamos si es legal o no, y a partir de eso tomaríamos una decisión. También depende de qué institución se trate. Nosotros lo estudiaríamos siempre y cuando sea legal. No estamos bloqueados a recibir ningún tipo de ayuda, pero ha de ser legal.

-¿Qué les cuentan sus familiares de cómo están las cosas en Venezuela?

Nos cuentan que las imágenes que vemos aquí son ciertas, que hay colas para acceder a los productos básicos. Mi madre me cuenta que no hace colas. Ella tiene ya una edad y no puede estar en ellas.

-Pero si no hace colas hay determinadas cosas que no consigue, ¿no?

Mi madre me ha dicho que tiene poco acceso al papel del váter y que tiene que utilizar otro tipo de papel. A mí esto me genera una tristeza enorme.

-¿Pero entonces al menos hay papel?

Sí, pero no es igual utilizar un papel como el que se usa para secarse las manos que el que está pensado para este tipo de usos. Tampoco es igual lavarse la cabeza con champú que tener que utilizar el jabón de cuerpo. No es igual lavar el suelo con jabón para la ropa que hacerlo con el de la vajilla. Los repuestos electrónicos, los coches, los medicamentos… Nos están contando que en Venezuela escasea el paracetamol.

-¿Han recibido presiones desde Venezuela?

Nuestra página web ha sufrido varios ataques desde Venezuela. Desde los medios de comunicación oficiales como Venezolana de Televisión ya empezamos a apreciar un propósito de desprestigiarnos. Hay que recordar que Podemos tiene un ejército distribuido por las redes sociales y no solo en España, también en Venezuela. ¿Cómo es posible que el 40% de los ataques que recibimos provenga de Venezuela? ¿Cómo es posible que la Embajada de Venezuela organice una exposición en Madrid con dinero público venezolano y nosotros hayamos sido desalojados a empujones.