Internacional

Exaltación de la fruta y de su padre, las 310 consignas de Kim Jong-un a los suyos

«¡Hagamos un torrente de fruta y que su dulce aroma llene el aire del mar de manzanos al pie del Chol Pass!», 310 frases fugaces y grandilocuentes del dictador rigen la economía diaria y se trasladan como consignas patrióticas a la población

La cohorte del «líder» toma nota de todas sus ocurrencias, algunas de las cuales se convierten en doctrina a seguir por la población
La cohorte del «líder» toma nota de todas sus ocurrencias, algunas de las cuales se convierten en doctrina a seguir por la población - abc
abc - Madrid - Actualizado: Guardado en: Internacional

El hermético estado sobre el que Kim Jong-un ejerce poderes absolutos regala poca información al exterior sobre su forma de gobierno y los métodos que rigen el destino de sus 25 millones de habitantes.

Una reciente investigación de Alison Glee, periodista de la BBC ha desvelado que la fórmula de gobierno, de designio de soluciones económicas y sociales, y hasta de las leyes de Corea del Norte tienen mucho que ver con consignas basadas en frases de Kim Jong-un.

El modus operandi es sencillo. Se plantean los problemas: desnutrición, hambrunas, problemas económicos que afectan a buena parte de la población, salvo el reducto de privilegiados que rodean al dictador. «Son cosas muy prácticas vinculadas a la economía, especialmente a alimentos» dice James Grayson, profesor emérito de estudios coreanos de la Universidad de Sheffield, Inglaterra. Jong-un abre la boca y dice una frase grandilocuente, habitualmente adornada con patriotismo y gloria y tales sentencias se transforman en las consignas que después se hacen llegar a la población.

Recientemente el gobierno norcoreano ha hecho llegar a la población 310 consignas patrióticas que han de transformarse en guía y aliento para los gobernados.

«¡Dejemos que esta nación socialista resuene con el Canto de la Gran Pesca y que penetre con el olor fragante del pez y otros mariscos!».

«¡Convirtamos a nuestro país en una nación de hongos haciendo cultivos científicos, intensos e industrializados de hongos!».

«¡Hagamos un torrente de fruta y que su dulce aroma llene el aire del mar de manzanos al pie del Chol Pass!».

Así rezan tres de las 310 citadas recetas del dictador referidas, esta vez, a soluciones de urgencia para paliar los aparentes graves problemas de alimentación que sufre buena parte de la población. Toda menos la residente en privilegiadas zonas de Pyongyang

Consignas, afiches, estampillas y libros conforman los hitos de la propaganda habitual desde el nacimiento de la dictadura. Bálsamos «típicos de un Estado totalitario», afirma Grayson a la periodista de la BBC, destinados a elevar el espíritu patriótico y poner algunas soluciones económicas y sociales delegando esta responsabilidad en la propia población norcoreana. .

Además de incrementar la producción de alimentos, las consignas instan a los norcoreanos a luchar por su forma de vida y a no rendirse a la influencia de Washington y Seúl. Estas son otras frases contenidas en la guía dictada por Kim Jong-un que la población ha recibido recientemente:

«¡Si el enemigo se atreve a invadir a nuestro país, aniquilemos hasta al último hombre para que ninguno de ellos sobreviva para firmar el instrumento de la rendición!».

«¡Convirtamos nuestro país en la nación más poderosa del mundo, en un pueblo de cuento de hadas, tal como lo desearon los grandes Camaradas Kim Il Sung y Kim Jong Il!».

Culto a sus predecesores y al régimen

«¡Levantemos un fuerte viento al estudiar el gran Kimilsungismo-Kinjongilismo!».

«¡Vamos a presentarnos a la ofensiva general para acelerar la victoria final en el espíritu revolucionario de Paektu!».

«¡Glorifiquemos los 70 aniversarios de la liberación nacional y la fundación del Partido como eventos revolucionarios y afortunados notables en la historia de la nación de Kim Il Sung y la Corea de Kim Jong Il!».

«Los grandes Camaradas Kim Il Sung y Kim Jong Il son los líderes eternos de nuestra revolución, el sol de Juche y la encarnación de la digna y poderosa nación de PaektusanÌ.

«¡Armémonos firmemente con las ideas revolucionarias de los grandes Camaradas Kim Il Sung y Kim Jong Il!».

«¡Que vivan el gran Kimilsungismo-Kimjongilismo!».

«¡Que el Kimilsungismo-Kimiljongilismo sean el modelo de todo el Partido y toda la sociedad!».

Y así, hasta 310 frases grandilocuentes de elogio y protección al régimen, unidos a consejos prácticos para palira la grave carencia de alimentos que parece estar cercando al régimen del dictador norcoreano.

Toda la actualidad en portada

comentarios