Tsipras durante la primera reunión con el nuevo gobierno griego
Tsipras durante la primera reunión con el nuevo gobierno griego - reuters

Las promesas económicas que Syriza no podrá cumplir en Grecia

Actualizado:

El programa económico y social de Syriza ha sido lo que ha conseguido la victoria de su partido, pero la mayoría de sus promesas no se podrán cumplir si Grecia sigue formando parte de la Unión Europea y del Eurogrupo. Estos son algunos de los anuncios que no van a poder llevar a cabo:

- Va a volver a aumentar el servicio público griego contratando a la mayoría de quienes fueron despedidos desde el año 2010 (menos los que se jubilaron o prejubilaron).

- Va a crear 300.000 nuevos puestos de trabajo en el sector público, privado y social volviendo a restablecer el salario mínimo interprofesional en 751 euros (como antes de la crisis) , los convenios colectivos y otras reformas laborales relacionadas con los despidos. Tendrán prioridad los jóvenes y los parados.

- Va a nacionalizar de nuevo organismos y empresas que han sido privatizados.

- Anuncia no reconocer los acuerdos ya firmados anivel de privatizaciones, que pretende negociar de nuevo. Incluye la privatización de una serie de aeropuertos en todo el país, el antiguo aeropuerto de Atenas Helenikón o una parte del puerto del Pireo.

- Anuncia que habrá ayuda material (electricidad gratuita, ayuda alimentaria, cobertura sanitaria y calefacción gratis) para 300.000 familias bajo el umbral de la pobreza.

- Anuncia el que aumentará las pensiones de jubilación menores de 700 euros al mes (la pensión mínima de la Seguridad Social ronda los 600 euros mensuales) añadiendo una paga extra al año.

Syriza sostiene, además, que todo esto se va a poder financiar al cambiar la legislación fiscal y vencer en la lucha contra el blanqueo de dinero y la evasión de impuestos, incluyendo el contrabando de combustible. El coste de su programa es de 11.300 millones de euros para este año.

El nuevo primer ministro, Alexis Tsipras, ha declarado la guerra a los oligarcas que controlan el país (grandes empresas, magnates de los medios de comunicación o armadores) anunciando que los ricos pagarán mas impuestos y se aliviará la carga fiscal para los demás, incluyendo el impuesto inmobiliario (equivalente al IBI español).

Lo más complejo es la renegociación de la deuda, planes que dará a conocer esta semana al presidente del Eurogrupo:

- Pago de la deuda siempre que haya crecimiento económico y no proveniente del presupuesto griego.

- Una nueva moratoria sobre los pagos.

- Compra de bonos griegos a través del programa mensual del Banco Central Europeo.

- Y negociará una quita de la deuda griega parecida a la que se hizo para Alemania después de la Segunda Guerra Mundial. Porque considera que si se pudo hacer para Alemania, se podrá hacer para Grecia. Y recuerdan que las fuerzas alemanas de ocupación obligaron al Banco de Grecia a pagarles una cantidad que sería el equivalente a 11.000 millones de euros ahora.

Este miércoles ya comenzaron a anunciarse una serie de medidas, pero habrá que esperar a que se vuelva a abrir el Parlamento para presentar los proyectos de ley correspondientes. Una cosa está clara: lo que quiere ahora el gobierno contradice lo acordado y en muchos casos votado ya en el parlamento, leyes que reforman el estado griego y reducen su elevado costo. Los observadores políticos consideran que el gobierno aplicará solo una parte de estas medidas y cambios, pero que deberá negociar los demás rápidamente.