Fotografía de archivo del fiscal argentino Alberto Nisman - EFE

El fiscal Nisman, a un periodista: «Van a venir a por mí, con esto me juego la vida»

Actualizado:

«Van a venir por mí, con esto me juego la vida», le dijo el fiscal Alberto Nisman a un periodista argentino. La denuncia de amenazas también se la había confiado a la diputada de la oposición Patricia Bulrich. Nisman, de 51 años, era el hombre que el jueves denunció a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner de organizar un plan de encubrimiento para conceder impunidad a Iran por su participación en el atentado a la AMIA (85 muertos y más de 300 heridos). Esta tarde tenía cita en el Congreso para dar cuenta de las pruebas y de su investigación. Su cuerpo ha aparecido sin vida la pasada madrugada. Una bala le había atravesado la cabeza. ¿Suicidio o asesinato? la duda es inevitable.

El Gobierno lo ha considerado un suicidio y ha emitido un comunicado donde ha informado sobre la secuencia de hechos, «los efectivos de la custodia de Nisman pertenecientes a la Policía Federal Argentina habían alertado a su secretaria en horas de la tarde de su falta de respuesta a los insistentes llamados telefónicos. Al constatar que el hombre tampoco respondía al timbre de la casa y que el periódico del domingo aún se encontraba en el palier (descansillo), decidieron notificar a los familiares».

Nisman disponía de una escolta de diez efectivos de la Policía Federal. «Acto seguido, -continúa el comunicado- la custodia recogió a la madre de Nisman en su domicilio y la llevo a la Torre Le Parc (domicilio del fiscal en el barrio de Puerto Madero). Al intentar ingresar, la mujer constató que la puerta se encontraba cerrada con la llave colocada en la cerradura por dentro. Los familiares solicitaron entonces al personal de mantenimiento del edificio que convocara a un cerrajero». La madre terminaría entrando en la vivienda de su hijo, en el barrio de Puerto Madero, por la noche. Su hijo estaba, «en el interior del baño de su habitación, bloqueando la puerta». Con el juez de turno Manuel Arturo De Campos descubrieron «junto al cuerpo de Nisman que se hallaba en el suelo, un arma de fuego calibre 22, además de un casquillo de bala».

«Es un día nefasto, de duelo, dolor y consternación. Una catástrofe. Hoy volvió a estallar la bomba de la AMIA», así lo ha definido Julio Schlosser, presidente de la DAIA, la delegación de Asociaciones Israleitas argentina, que comparte sede con la AMIa y que también voló por los aires en julio de 1995.

Cristina Kirchner, «muy sorprendida»

«Una soprresa muy fuerte y… lo que nos pasó a todos. Nos ha conmovido mucho», ha resumido Sergio Berni al recordar la reacción de la presidenta Crisitna Fernández de Kirchner, al informar de que él en persona le había dado la noticia

«Este país no tiene destino», ha dicho a primera hora de la mañana el periodista y azote de la corrupción del Gobierno, Jorge Lanata, «es una locura... Le agrega a todo el panorama algo que hasta ahora no había: demencia. A mí me parece muy difícil de creer que Nisman se mató. Es muy raro –observa con extrañeza- ¿Antes de declarar se mata? Vamos…. No digo que el Gobierno tenga responsabilidad pero es el más complicado. Tiene que salir a aclarar (lo sucedido) porque es el principal acusado», ha insistido.

Patricia Bullrich, diputada y presidenta de la Comisión del Congreso donde Nisman tenía previsto comparecer esta tarde, habló con Nilsen «el sábado» . «Para no violar la ley de inteligencia nacional sería reservada la reunión. Me dijo que no nos podía dejar una copia de la causa pero nos iba a dar información importantísima para todo lo que había denunciado», ha recordado a primera hora de la mañana Bullrich. «Me llamó la atención –observa- que el miércoles me dijo que estaba muy amenazado y que sabía que su familia iba a sufrir con esto pero tenía la responsabilidad de, con ese material en la mano, cumplir con su trabajo…. Iba a llegar al final… Hay muchas muertes mafiosas que parecen suicidios».

«Nisman iba a leer extractos de la causa y dar a conocer muchas de las pruebas … Me aseguró que la reunión debía ser reservada para poder dar información clasificación que de otra manera no podía dar porque no quería repetir lo que había dicho en los medios». Me mantuve firme, para que así fuera «pero el oficialismo sabía que al ser reservada la reunión el fiscal iba a profundizar en datos. Intentaron a hacer una especia de campamento y convocaron a las 10 cuando la reunión estaba prevista para las tres. Yo le dije al fiscal que me iba a mantener firme en mi posición porque lo importante era ir al fondo».

«Es una muerte política, más allá de cuál haya sido el mecanismo de la muerte, si ha sido un asesinato, un suicidio o un suicido inducido. Es una muerte política. Está claro que murió por la denuncia que hizo, asesinado o suicidado», repetía el periodista Alfredo Leuco. «La denuncia es gravísima, involucraba a nada más y nada menos que a la presidenta de Argentina y parte de su gobierno», ha recordado. Desolado, Leuco reflexionaba, «En Argentina investigar al poder es tan dificil … porque o te matan o te hacen la vida imposible. Nisman advirtió a su hija, esta en los vídeos, que se juegaba la vida»

Nisman declaró en qué consistía su acusación a Cristitna Fernández de Kirchner: «Decidió dar la impunidad a Irán, desvincularlos de la causa, que no fueran investigados, todas las decisiones -del plan- fueron tomadas por ella. Lo hace de forma permanente».

El senador Ernesto Sanz, de Unión Cívica Radical, no dudó: «Es el hecho más grave desde la recuperación de la democracia». El ex candidato presidencia, Francisco de Narvaez ha advirtido: «Esto mete mucho miedo, pero hoy todos somos Alberto Nisman».