Retrato de Colón del pintor italiano Ghirlandaio
Retrato de Colón del pintor italiano Ghirlandaio - efe

¿Leonardo Da Vinci, Colón y Americo Vespucio... catalanes?

El principal periódico italiano se ríe de los historiadores catalanes que tergiversan a su antojo político e ideológico las biografías de famosos personajes

Actualizado:

Ahora resulta que Leonardo Da Vinci, Cristóbal Colón y Américo Vespucio... ¡Son catalanes! Este gran descubrimiento, de alcance mundial, lo han hecho los investigadores del Institut Nova Historia, una fundación cultural de Barcelona, y tan convencidos están de ello que lo han hecho público en un reciente congreso en Arenys de Munt, cerca de Barcelona. La información es recogida por el semanario «Sette» del «Corriere della Sera», el primer periódico italiano, que sorprendido y alucinado con el descubrimiento, titulan la crónica con una advertencia: «No nos toquéis a Leonardo». Y de inmediato, subrayan su estupor: «¿Sabían que Leonardo Da Vinci era catalán? ¿No? Nosotros tampoco».

Los citados investigadores catalanes afirman, sin ningún género de dudas, que Leonardo, Cristóbal Colón y Américo Vespucci nacieron en Cataluña. Su teoría sostiene que la historia de su región «ha sido sistemáticamente ignorada y en muchos casos alterada por el poder castellano, ya a partir del siglo XV». Una especie de conspiración que habría sustraído ilustres personalidades a la gloria de Cataluña. ¿Cuáles son las pruebas? Por lo que se refiere a Leonardo están en el escudo de armas de su familia, que mostraría claramente, sostiene el presidente del Instituto, Albert Codinas, los elementos distintivos de la casa real catalana.

Resuelto el misterio de La Gioconda

Van más lejos los ilustres historiadores del Institut Nova Historia, porque ponen punto y final a un misterio que se arrastra desde hace siglos: la personalidad de La Gioconda, la obra maestra de Leonardo. La Monna Lisa sería en realidad el retrato de Catalina de Aragón, y las montañas que aparecen como telón de fondo son las de Montserrat.

Para estos historiadores no se trata de teorías, sino de certezas.

El «Corriere della Sera» termina así la información: Estos descubrimientos «hacen reír. El deseo de independencia de algunos catalanes se está transformando en una obsesión que les lleva a cubrirse de ridículo. Por favor, no nos toquen a Leonardo Da Vinci. Da Vinci, ¿han entendido?».

Uno teme que seguramente no han entendido porque algunos siguen, inútilmente, obsesionados y ciegos con la idea de cambiar el curso de la historia.