abc

Un testigo del ataque a la sinagoga en Jerusalén: «Los disparos no pararon ni un segundo»

Actualizado:

El asalto que ha tenido lugar el pasado martes contra una sinagoga de Jerusalén ha sido el más grave desde 2008.

El ataque tomó por sorpresa a los fieles que se encontraban rezando en el templo. Uno de los testigos ha relatado cómo vivió los hechos, que comenzaron, según ha explicado, con la entrada del primer asaltante que no dejó de disparar en ningún momento. «Cuando vi lo que estaba pasando estuve unos segundos sin saber qué hacer hasta que reaccioné y me oculté debajo de una mesa».

Poco después, entró el segundo atacante armado con un cuchillo «grande, como el que sirve para matar a los animales» con el que arremetió contra los asistentes mientras seguían los disparos, que «no pararon ni un segundo». En ese instante, un joven intentó defenderse de los atacantes y se enfrentó a ellos armado con una silla: «Me impactó ver cómo un muchacho tan joven quiso hacerles frentre»