Victor Ponta y su mujer han votado ya en las presidenciales ucranianas
Victor Ponta y su mujer han votado ya en las presidenciales ucranianas - afp

Victor Ponta parte como favorito en las elecciones presidenciales de Rumanía

Se espera que ningún candidato consiga más del 50% de votos necesarios y se celebre una segunda vuelta, el 16 de noviembre

Actualizado:

El primer ministro de Rumanía, Victor Ponta, parte como favorito en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de este domingo en Rumanía, por lo que podría consolidar el poder del gobernante partido Socialdemocrata, aunque aumentarían las preocupaciones sobre la independencia de su poder judicial.

Ponta, que se ha convertido hace dos meses en el primer ministro más joven de la Unión Europea a sus 41 años de edad, lidera las encuestas de opinión de las elecciones, a las que se presentan 14 candidatos, aunque se espera que ninguno consiga más del 50% de votos necesarios y se celebre una segunda vuelta, prevista para el próximo 16 de noviembre.

La victoria de Ponta podría ser interpretada como un paso hacia una mayor estabilidad en uno de los países más pobres de Europa, que atraviesa una profunda recesión y medidas de recorte y que ha realizado tímidos progresos en la ejecución der reformas económicas a petición del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Durante su mandato con primer ministro, Ponta ha mantenido numerosos desencuentros con su principal rival, el presidente saliente Traian Basescu. De hecho, Ponta intentó destituir a Basescu mediante un referéndum, una medida criticada por los gobiernos de la Unión Europea.

Casos de corrupción

Los socialdemócratas han realizado varias medidas populares al frente del Gobierno, restaurando alguna de las pensiones y salarios de los funcionarios. Ponta ha basado su programa electoral en aumentar las pensiones el año que viene, recortar los impuestos en determinados productos como el pan y en hacer disminuir el desempleo.

Sin embargo, la campaña ha estado salpicada de algunos escándalos, como las acusaciones realizadas por el presidente, que acusó a Ponta de ser un espía encubierto del Servicio de Inteligencia Exterior (SIE) entre 1997 y 2001, unas acusaciones que el todavía primer ministro rechazó con contundencia.

El mandatario también se ha visto salpicado por varios escándalos de corrupción durante las últimas semanas, que han afectado tanto a su suegro como a algunos altos cargos de su partido.

El mayor rival de Ponta es el alcalde Klaus Iohannis, de 55 años y candidato del Partido Liberal, que cuenta entre sus principales logros el haber transformado la ciudad de Sibiu, en Transilvania, y tiene el respaldo de dos partidos de centroderecha.