Internacional

Detectives prematrimoniales, la otra cara de las bodas en India

Investigar y analizar todo lo que está vinculado a los novios se ha convertido en una actividad profesional en auge en India

Novias acuden a una ceremonia multitudinaria en Noida, a las afueras de Nueva Delhi
Novias acuden a una ceremonia multitudinaria en Noida, a las afueras de Nueva Delhi - reuters
l. riestra - Actualizado: Guardado en: Internacional

La cuestión del matrimonio en India suele generar bastante controversia por un hecho evidente: pese a la introducción de nuevas leyes o la lucha de múltiples organizaciones, las uniones concertadas o aquellas en las que la mujer suele ser menor de edad son una realidad aún no erradicada.

De ahí que existan iniciativas de la mano del trabajo de organizaciones como UNICEF o la Fundación Vicente Ferrer u otras nacidas en el seno de India, como los que se hacen llamar «Comandos del Amor», un servicio de ayuda para aquellos que, pese a la oposición de sus familias por el mero hecho de no pertenecer a la misma religión o casta, deciden casarse y no contraer enlace con la persona que les viene impuesta.

Son ejemplos de cómo se trata de normalizar o al menos de dotar a la unión de dos personas de un factor clave: permitir que se convierta en un evento en el que detrás no existan intereses ocultos o se estén pasando por alto derechos humanos. Además, en la cultura india las bodas no son una celebración cualquiera, son una de las tradiciones más antiguas de su cultura ya que llevan incorporadas rituales y costumbres que se han ido heredando de generación en generación y, en definitiva, suponen la unión no sólo de dos personas, sino también de sus familias. De ahí que consideren que lo que está en juego es mucho.

En este contexto, India se ha convertido en un país en el que ser detective prematrimonial es una profesión en auge. Su misión es la de investigar todo sobre las dos personas que han decidido unir sus vidas: las relaciones que mantuvieron en el pasado, el dinero que ingresan, qué tipo de familias tienen, su verdadero carácter. Taralika Lahiri, de 53 años, se unió a esta profesión en 1987 y, tal y como ha explicado a la BBC, creó su propia agencia: National Detective & Corporate Consultants (NDCC), en 1994.

Las investigaciones

«Una razón por la que las investigaciones prematrimoniales han crecido en India es porque cada vez hay más parejas que se conocen en internet», ha explicado Lahiri a la cadena británica, a la vez que añade que uno de los riesgos que tienen este tipo de uniones son los perfiles falsos, motivo por el que son muchos los que buscan garantías antes de casarse.

Así, desde la creación de la compañía, fruto de la fuerte demanda, Lahiri ha logrado sofisticar los métodos de los que se sirve para llevar a cabo la tarea encomendada: seguimiento por GPS, cámaras de gran alcance ocultas para los operativos policiales... son algunas de sus herramientas. El tiempo que suele durar la investigación suele ser de unos siete o diez días si es en Nueva Delhi, de 12 a 15 si es en otros estados. Es más, fruto del auge que vive esta profesión, la compañía ha podido extender sus servicios a países como Estados Unidos, Australia o Canadá.

Uno de los casos que la fundadora de esta compañía recuerda es el de un novio que aparentaba contar con una calidad de vida muy elevada puesto que vestía con ropas de gran calidad y solía citarse con su novia el restaurantes de alto nivel. Todo esto hizo que el padre de la joven quisiera saber si todo lo que rodeaba al prometido era real y finalmente descubrió que se trataba de un estafador. Entre otras cosas, había falsificado su domicilio y alquilaba los coches de los que tanto presumía.

Toda la actualidad en portada

comentarios