Ejemplar del «libro azul» por la independencia, la guía más popular en la campaña por el «sí»
Ejemplar del «libro azul» por la independencia, la guía más popular en la campaña por el «sí»
faltan 24 horas para el referéndum escocés

El arma secreta de Salmond: el librito azul de la independencia y «lo que no cuentan los medios»

Una guía con datos sobre el referéndum y un descarado partidismo pro-independencia, editada por un portal de noticias escocés, ha distribuido ya un millón de copias por todo Escocia

Actualizado:

En estas últimas 24 horas de campaña por el referéndum escocés las dos coaliciones van a inundar de mensajes, folletos y vallas publicitarias todos los rincones de Escocia. Solo que unos más que otros. Mientras que la campaña «Mejor Juntos» tiene previsto distribuir 1,5 millones de folletos, un ejército de unos 40.000 voluntarios del «sí» tiene previsto distribuir 2,6 millones de folletos, en un territorio de 5,3 millones de habitantes. Además, la campaña independentista remitirá cartas personalizadas a 1,2 millones de jubilados.

La guía ha sido descargada 650.000 veces desde su página webEl volumen de recursos humanos y financieros y de horas de trabajo de calle en las semanas y meses anteriores a la consulta de este jueves ha sido ingente. Pero, junto al diseño de las campañas profesionales, los procesos electorales y las dinámicas políticas que generan suelen explicarse también por la aparición sorpresa de factores incontrolados. Y la coalición independentista que lidera el Partido Nacional Escocés (SNP) de Alex Salmond ha tenido su mejor arma en un pequeño librito azul editado por un portal político escocés, Wings over Scotland: «The Weee Blue Book».

Según nos explica su creador, el reverendo Stuart Campbell, la guía ha sido descargada 650.000 veces en los distintos formatos digitales que incluye la página web, además de los 350.000 ejemplares impresos que se han distribuido por toda Escocia. «Si ha sido eficaz, pregúntamelo el viernes», nos dice este periodista y diseñador de videojuegos que ha apoyado al Partido Liberal toda su vida, pero que es además un ferviente defensor de la secesión.

Taxistas que hablan como ministros

Esta «biblia» de bolsillo de la independencia es la responsable de que los taxistas, camareros, clientes de pub y ciudadanos de a pie consultados estos días por cientos de periodistas de todo el mundo parezcan ministros por el volumen de datos económicos, de historia política y de previsiones sobre el petróleo del Mar del Norte que manejan. «En los últimos 68 años los escoceses hemos dado la mayoría a los conservadores solo seis veces y, en cambio, les hemos tenido en el gobierno en Westminster 38 años».

Este es uno de los argumentos más escuchados estos días en Escocia entre los partidarios del «si», movidos mucho más por el rechazo a los gobiernos «tories» en Londres que por el patriotismo identitario con rasgos étnicos que todavía mueve a ciertos sectores del nacionalismo vasco o catalán. «¡No es democrático! No es democrático estar gobernados por un gobierno que no hemos elegido», gritaba un partidario del «sí» el lunes a un grupo de voluntarios de Mejor Juntos a los que acompañaba ABC.

El dato figura, claro, en el primer gráfico del libro azul, editado con gran afán pedagógico y un subtítulo letal: «Los datos qno cuentan los medios de comunicación». El manual independentista conecta así con la fuerte corriente de rechazo hacia el establishment que recorre el Reino Unido, y la mayoría de países europeos. «No votes por la independencia hasta que hayas leído esto», dice la portada del librito de 68 páginas.

«Hemos tenido a todo el establishment de los medios de comunicación en contra desde el principio», se exclama Mark Stewart, un voluntario de la campaña independentista «Sí Escocia» de 62 años, simpatizante del Partido de los Trabajadores, una formación extraparlamentaria de extrema izquierda. «Pero con el libro azul hemos logrado sortear ese bloqueo mediático y llegar a muchísima gente», explica a ABC.

Solo un periódico apoya el «sí»

Los partidarios del «sí» insisten estos días en que, de la treintena larga de diarios que se editan en Gran Bretaña, solo uno, el dominical «Sunday Herald», ha pedido explícitamente el voto para el «sí». El «Scotsman», uno de los más influyentes, publicó un sentido editorial en favor de permanecer en el Reino Unido. Durante toda la semana se ha especulado con que Rupert Murdoch, el millonario australiano y editor en Escocia del «Sun Scotland», podría inclinarse por el «sí».

Finalmente parece haber optado por abstenerse puesto que la portada de hoy no incluye ninguna recomendación de voto. La edición escocesa del tabloide es el diario más leído en Escocia, con 246.000 lectores diarios.

Good evening from everyone at The Scottish Sun. Here is tomorrow's front page. http://t.co/WwiHhgh4lo#indyrefpic.twitter.com/1YB8UlyJ1j— The Scottish Sun (@ScottishSun) septiembre 16, 2014

xx

El libro azul resume el argumento en favor de la independencia en cinco puntos muy sintéticos, con un tono cuanto menos optimista:

- «Escocia es un país y, como cualquier país, se merece tener el gobierno que ha elegido en las urnas».

- «Escocia será más rica como país independiente que lo que es dentro del Reino Unido».

- «El futuro de Escocia es brillante, el petróleo durará todavía durante décadas».

- «No tenemos nada que temer más que el miedo mismo. Las amenazas de que Escocia será expulsada (aunque solo sea temporalmente) de la UE están vacías, y son imposibles de llevar a la práctica en cualquier caso».

- «La gente es razonable... y el día después de una victoria del «sí» todo el mundo tendría interés en arreglar todo de la forma más limpia y rápida posible».

En relación al primer punto, son muchos en la campaña por el «no» que recuerdan que, aunque el nacionalista Salmond obtuvo una histórica mayoría absoluta en 2011, su partido el SNP obtuvo el 44% de los votos y controla 69 de los 129 escaños que componen el parlamento escocés. Es decir, que muchos escoceses son gobernados en Escocia por un gobierno al que no votaron, tal y como impone la regla de las mayorías y las minorías.

En relación al encaje de una hipotética Escocia independiente en la UE, uno de los aspectos que más dudas genera entre los indecisos, el debate se recalentó ayer con la intervención del gobierno español, que augura un periodo de negociación de «al menos cinco años» para que Escocia pudiera volver a ingresar en la Unión, según explicaba ayer a ABC el secretario de Estado de Asuntos Europeos, Iñigo Méndez de Vigo. Salmond promete a sus seguidores que lo resolvería en 18 meses.

Escocia, ¿el único país del mundo?

«Son amenazas vacías», recuerda la guía azul. No cabe duda de que la campaña por la independencia ha sido más visible y ha estado mejor engrasada que la del «no». Y la circulación viral de los argumentos contenidos en la guía azul ha jugado un papel clave en la movilización de los argumentos. La publicación se cuida de ser transparente -e inteligente- con las fuentes que maneja. «Usamos casi siempre datos del gobierno británico, opiniones de expertos académicos y de políticos unionistas, NO los de quienes apoyan la independencia», explica Campbell en la introducción.

Pero el rigor estadístico puede diluirse en excesos verbales cuando entran en juego las ensoñaciones y los inevitables sesgos de parte. «Escocia es el único país del mundo que se ha vuelto más pobre tras descubrir petróleo», reza la página tres del manual. En este caso, una mirada a Venezuela, y al desigual reparto de la riqueza que suele acarrear lo que muchos expertos califican de «maldición» de los hidrocarburos haría relativizar el victimismo perceptible en ciertos pasajes -como este- de la «biblia» azul del independentismo escocés.