La Policía, apostada delante del edificio incendiado en Odesa, en el que han fallecido al menos 36 personas - efe

Al menos 36 muertos en Odesa al arder un edificio en los choques con los prorrusos

Los disturbios comenzaron cuando cientos de prorrusos reventaron una concentración de partidarios del nuevo Gobierno ucraniano. El asalto a Slaviansk dejó otro siete cadáveres

Actualizado:

Los servicios de emergencia ucranianos han encontrado 36 cadáveres en la Casa de los Sindicatos de la ciudad de Odessa, en el sur de Ucrania, aunque la cifra de muertos en el incendio declarado anoche en el edificio podría ser mayor.

Entre los fallecidos figuran víctimas asfixiadas por el humo y personas que se arrojaron al vacío desde las ventanas para intentar escapar de las llamas. Los disturbios comenzaron este viernes cuando cientos de prorrusos reventaron una concentración de partidarios del nuevo Gobierno ucraniano. La Policía había confirmado previamente la muerte de cuatro personas, entre las que figuraría al menos un manifestante herido de bala.

Según la web ucraniana liga.net, testigos presenciales aseguran que prorrusos llegaron a la Casa de los Sindicatos de Odessa y se subieron a la terraza para tirar desde allí cócteles Mólotov a los manifestantes en favor de la unidad de Ucrania. Al parecer, estas botellas de gasolina habrían provocado el incendio. Ocho de ellas perecieron al tratar de salvarse de las llamas saltando al vacío y 30 se asfixiaron en el interior.

Hay otra versión de lo sucedido, el Kremlin ha hecho responsables este sábado a las autoridades ucranianas y a Occidente de la ola de violencia de las últimas horas esta ciudad. «Las autoridades de Kiev no solo son responsables directas, sino cómplices de estas actividades criminales. Están hasta los codos de sangre», declaró el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.

La tragedia de Odesa ha sido producto de «la connivencia de aquellos que se consideran la autoridad de Kiev, quienes han permitido que los extremistas y los radicales hayan quemado viva a gente, hay que subrayar, que estaba desarmada», hizo saber a través de un comunicado recogido por Russia Today. Además de los muertos, 50 personas han precisado ser atendidas por los servicios sanitarios, de las cuales diez eran miembros de las fuerzas de seguridad, según un comunicado del Ministerio.

En Odesa, los altercados entre manifestantes de uno y otro signo se desencadenaron cuando un grupo de simpatizantes prorrusos armados con palos y cuchillos salió al encuentro de la marcha a favor de la unidad de Ucrania. Los esfuerzos de los integrantes del cordón policial fueron infructuosos y no pudieron evitar el fatal desenlace de la jornada. Odesa está lejos del foco oriental de inestabilidad, pero cerca de la frontera de Ucrania con Moldavia y con la zona del Transdniéster, independiente de facto, y donde hay también una nutrida comunidad rusa.

Más violencia y muerte en Slaviansk

Y junto con Odesa, el otro foco de los enfrentamientos fue la ciudad de Slaviansk, donde las fuerzas enviadas desde Kiev para recuperar el control de este bastión prorruso se encontraron con una fuerte resistencia, y en donde también hubo muertos.

Las autoridades ucranianas confirmaron la muerte de dos militares después de que tres de los helicópteros que participaban en la operación de asalto a la ciudad fueran derribados por los milicianos prorrusos que se han hecho fuertes en ella. Entre los rebeldes, el número de víctimas varía según las fuentes. El presidente interino ucraniano, Oleksánder Turchínov, habló de «sustanciosas bajas», mientras que el autoproclamado alcalde de Slaviansk, Viacheslav Ponomariov, aseguró que tres miembros de las denominadas fuerzas de autodefensa y dos civiles habían perdido la vida en los enfrentamientos.

A menos de un mes de que Ucrania vote en las elecciones previstas tras la caída de Víktor Yanukóvich, Kiev no ejerce control alguno sobre amplias zonas de la región del Donetsk, por lo que Turchínov anunció que, pese a las dificultades que se estaban encontrando, los efectivos desplegados por el Gobierno central proseguirán con su ofensiva hacia el este.

En Odesa, los altercados entre manifestantes de uno y otro signo se desencadenaron cuando un grupo de simpatizantes prorrusos armados con palos y cuchillos salió al encuentro de la marcha a favor de la unidad de Ucrania. Los esfuerzos de los integrantes del cordón policial fueron infructuosos y no pudieron evitar el fatal desenlace de la jornada. Odesa está lejos del foco oriental de inestabilidad, pero cerca de la frontera de Ucrania con Moldavia y con la zona del Transdniéster, independiente de facto, y donde hay también una nutrida comunidad rusa.