ÁFRICA

La ONU prorroga su misión en el Sáhara Occidental

Actualizado:

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó ayer la prórroga de la misión internacional en el Sáhara Occidental (Minurso) pero volvió a dejar fuera del mandato de este contingente la observación de los Derechos Humanos en la antigua colonia española.

El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, y grupos de activistas han abogado públicamente por que la Minurso asuma esta labor de observación pero Marruecos y Francia -con derecho de veto en el Consejo de Seguridad- rechazan la idea. El Frente Polisario, que controla la autoproclamada República Arabe Saharaui Democrática (RASD), también reivindica una ampliación de las competencias de la misión.

El año pasado, Estados Unidos llegó a proponer el envío de observadores, pero el malestar marroquí terminó surtiendo efecto y finalmente este extremo se cayó del texto aprobado. En esta ocasión, las deliberaciones apenas han acarreado polémica y finalmente el texto de prórroga de la Minurso ha salido adelante por unanimidad.

La resolución sí subraya, no obstante, "la importancia de mejorar la situación de los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental y en los campamentos de Tinduf", donde viven miles de refugiados. Además, insta a las partes a "trabajar con la comunidad internacional para desarrollar y aplicar medidas independientes y creíbles que garanticen el pleno respeto de los Derechos Humanos".

La postura de Rabat

El embajador marroquí ante la ONU, Omar Hilale, insistió que "no hay necesidad" de que la Minurso incluya en su mandato la vigilancia de los Derechos Humanos y ha lamentado las consecuencias que pueden acarrear para el futuro de la misión los informes de Ban Ki Moon.

Por su parte, el representante del Polisario, Ahmed Bujari, ha lamentado que la MINURSO sea "la única misión de paz de la ONU establecida desde 1978 que no tiene mandato para observar e informar de la situación de Derechos Humanos sobre el terreno".

El embajador de Marruecos, sin embargo, ha desmentido a Bujari y ha asegurado que también hay otras fuerzas de paz que no asumen competencias de este tipo. La situación del Sáhara Occidental se enmarca en un conflicto territorial que lleva años estancado. Rabat insiste en su derecho soberano sobre la antigua colonia española y únicamente completa una autonomía limitada, mientras que el Polisario defiende el derecho a la independenc