La oposición turca exige un nuevo recuento electoral en varias ciudades
Una multitud se ha congregado en Ankara frente a la sede del Consejo Supremo Electoral para protestar por el recuento oficial en las últimas elecciones - reuters

La oposición turca exige un nuevo recuento electoral en varias ciudades

Máxima tensión en Ankara, donde se han producido altercados entre los manifestantes y la Policía

Actualizado:

El Partido Republicano Popular (CHP), la principal fuerza opositora de Turquía, ha exigido el recuento de votos en varias ciudades del país, en las que el margen de victoria del gobernante Partido Justicia y Desarrollo (AKP) ha sido estrecho o existen sospechas de que el recuento podría no haber sido muy riguroso. Es el caso de Ankara, donde a media tarde de la jornada electoral, el candidato opositor, Mansur Yavas, compareció para anunciar que, según sus cálculos, iba unos 22.000 votos por delante de su rival, Melih Gökçek. Sin embargo, poco después, este anunció su reelección a la alcaldía de la capital, cargo que ocupa desde 1994.

Durante la jornada electoral se produjeron irregularidades importantes, como un apagón en decenas de provincias durante el recuento, que el Ministro de Energía, Taner Yildiz, ha atribuido a «la intromisión de un gato en una estación de suministro eléctrico» y que «probablemente resultó electrocutado». Pero además de los incidentes reseñados ya ayer por ABC.es, comienzan a aparecer serios incidios de que, al menos en algunas provincias, podría haberse producido fraudea electoral.

La agencia de noticias DHA ha difundido hoy fotos de cientos de papeletas con votos para la oposición encontradas en bolsas de basura en la provincia de Osmaniye, en el sur del país, presumiblemente para ser incineradas. Del mismo modo, en Twitter han aparecido fotografías de una serie de papeletas quemadas apresuradamente en un cuarto de baño

Aceptación inicial

En un primer momento, las figuras más visibles del CHP habían mostrado su aceptación de la derrota. Kemal Kiliçdaroglu, secretario general del partido, admitió que no habían recibido tantos votos como esperaban, y prometió «estar más en contacto con la gente, decirles más verdades». Por su parte, el candidato por Estambul, Mustafá Sarigül, declaró que «los resultados generales en Turquía muestrar que» su partido tiene «un largo camino por delante por los derechos, las libertades, la democracia y el secularismo respetuoso con las creencias».

Sin embargo, a medida que se han ido conociendo las crecientes irregularidades, son cada vez más las sedes regionales de la oposición que han solicitado un recuento de los votos. Así ha ocurrido en Antalya y Adana, así como en varios distritos de Estambul e Izmir. El caso más discutido es el de Yalova, donde, según el recuento oficial, el AKP ganó al CHP por apenas un voto, por lo que este partido ha exigido que las papeletas sean contadas de nuevo.

Lo mismo ha acabado por pedir Sarigül en Estambul. «Si el partido gobernante confía en sí mismo, debería apoyar nuestra demanda y permitir un nuevo recuento de votos en Estambul. Si ustedes aseguran que no hay ningún problema con los registros en los que se ponen los votos, entonces no hay nada por lo que dudar», ha comentado hoy.

Concentraciones en la capital

No obstante, es la capital, Ankara, donde existe un mayor potencial de conflicto. Cientos de simpatizantes del CHP y del ultranacionalista Partido Movimiento Nacional (MHP) se turnan desde ayer para ejercer como observadores durante el recuento, y muchos de ellos se han reunido frente al Alto Consejo Electoral para protestar. La tensión es muy alta, y han comenzado a producirse altercados entre los manifestantes y la policía, que ha empleado cañones de agua para dispersarlos en varias ocasiones.

«Hemos oído que la noche anterior, el Ministro del Interior, Efkan Ala, visitó el Alto Consejo Electoral, y también Melih Gökçek. Hay todo tipo de especulaciones sobre que los medios de comunicación dejaron de actualizar los resultados durante su visita», ha comentado Didem Akar, una de estas observadoras electorales voluntarias, al diario «Al Monitor».

«Mansur Yavas había comenzado a ir por delante, y entonces, Gökçek consiguió la victoria. Para nosotros es difícil saber lo que ocurrió allí exactamente, pero no podemos sino preguntarnos si ha habido un intento de amañar los resultados de las elecciones de Ankara», afirma Akar. Ciertos o no, los rumores dan una idea del estado de ánimo de muchos votantes de la oposición y militantes de dichos partidos.

A medida que ha ido avanzando la tarde de hoy, la multitud congregada frente al Alto Consejo Electoral ha ido creciendo, entonando consignas de «¡Ladrón Tayyip Erdogan!», en referencia al polémico primer ministro turco, y otros cánticos acuñados durante las protestas antigubernamentales del pasado junio. Si la oposición declara oficialmente sus sospechas de que se ha producido fraude, es muy probable que se produzcan verdaderos disturbios.