Internacional

Cuba inicia el camino para abandonar el doble sistema monetario

El gobierno cubano acaba así con el peso convertible, vigente en la isla desde hace 19 años

Una mujer muestra la doble moneda que circula por el país
Una mujer muestra la doble moneda que circula por el país - afp
agencias - Actualizado: Guardado en: Internacional

El Gobierno de Cuba ha anunciado este martes que iniciará la unificación de la moneda, acabando así con el peso convertible, vigente en la isla desde hace 19 años. Aunque no se precisan fechas concretas, los primeros cambios se producirán en las empresas, con el objetivo tanto de mejorar tanto la eficiencia, como de motivar el estímulo de los sectores que producen bienes y servicios.

A través de una nota publicada en el diario oficial «Granma», el Gobierno de la isla ha anunciado el final del peso convertible y ha añadido que aunque no se trata de «una medida que resuelve por sí sola todos los problemas actuales de la economía», si resulta «imprescindible para garantizar el restablecimiento del valor del peso cubano y de sus funciones como dinero».

La nueva política monetaria, anunciada ya hace unos meses por el presidente Raúl Castro, es un «proceso complejo, de una rigurosa preparación y ejecución», por lo que se iniciará junto a «un periodo de preparación y normas jurídicas», al mismo tiempo que se llevará a cabo la formación de personal que acometa en el futuro las nuevas transformaciones.

La nota también hace hincapié que la unificación monetaria no pondrá en riesgo los ahorros de los ciudadanos en los bancos cubanos, tanto de los dos tipos de pesos que existen actualmente, como de otras divisas extranjeras, ni los subsidios a bajos precios.

«En el transcurso de los años de la Revolución cubana, ninguna medida que se adopte en el terreno monetario, será para perjudicar a las personas que lícitamente obtienen sus ingresos».

A partir de 1994, en Cuba comenzó a circular dos tipos de moneda: el peso cubano (CUP), con el que se remunera a los empleados públicos y con el que se pagan algunos de los productos y servicios básicos; y el peso convertible (CUC), equivalente al dólar estadounidense, con el cual se pagan los productos importados y los servicios del turismo. Este sistema de doble moneda perjudica a parte de la población cubana, pues siendo asalariados del peso cubano, algunos productos, como la pasta de dientes o el aceite, deben ser abonados con el peso convertible, una moneda 25 veces más fuerte.

Toda la actualidad en portada

comentarios