Internacional

Entierran al activista griego asesinado por un neonazi en medio de una ola de disturbios

En el barrio de Keratsini, escenario del crimen, varios grupos de manifestantes violentos libraron una batalla campal con las fuerzas de seguridad. El presunto asesino ya está en prisión

efe - Actualizado: Guardado en: Internacional

El activista de izquierdas y músico hip-hop Pavlos Fyssas, víctima mortal de un ataque neonazi en la madrugada del miércoles, recibirá sepultura hoy en El Pireo, mientras que su asesino se encuentra en prisión a la espera de prestar el próximo sábado declaración ante el juez.

Durante la pasada noche se registraron algunos choques entre manifestantes y la policía en distintos puntos de Atenas, El Pireo, así como en la ciudad de Patras, con motivo de las concentraciones antifascistas que se celebraron tras el ataque mortal.

En el barrio de Keratsini, escenario del crimen situado en el municipio de El Pireo, varios grupos de manifestantes violentos libraron una batalla campal con las fuerzas de seguridad, y además de lanzar cócteles molotov y piedras, incendiaron contenedores de basura.

La policía detuvo finalmente a 34 personas, informó hoy un portavoz.

Enfrentamientos similares se registraron también en la ciudad de Patras (oeste de Grecia) y de menor intensidad también ante la Dirección General de la Policía en Atenas.

Mientras, el fiscal encargado del caso informó de que el autor confeso del apuñalamiento, un hombre de 45 años vinculado al partido de extrema derecha Amanecer Dorado, será acusado de homicidio y violación intencionada de la Ley de Armas.

También han sido detenidas otras tres personas en relación con este ataque, la esposa del autor material, una pariente y el gerente de la organización local de Amanecer Dorado.

La esposa está acusada de perjurio, por haber dado informaciones falsas a la policía, y las otras dos personas de haber ocultado material inculpatorio.

En sus declaraciones a la policía, la esposa, que confesó ser también miembro de Amanecer Dorado, explicó que su marido había recibido una llamada tras la cual salió rápidamente de casa, no sin antes pedirle que destruyera sus pertenencias personales.

En un primer momento la mujer afirmó haber tirado las pertenencias, declaración que modificó varias veces hasta asegurar que las había entregado a la organización local del partido neonazi.

Pavlos Fyssas murió apuñalado después de que el autor de los hechos se acercara a él en coche preguntándole por el nombre de la calle en la que se encontraban.

El autor confeso de los hechos había acudido al lugar tras recibir una llamada, presuntamente de un grupo de neonazis que se hallaban en la misma cafetería que la víctima y sus cuatro acompañantes.

Al abandonar la cafetería, Fyssas y sus amigos se encontraron con un grupo de unos 25 "camisetas negras" -el grupo de choque de Amanecer Dorado- que los estaban esperando a la salida.

El ataque mortal con el cuchillo, sin embargo, provino de la persona que estaba en el coche y se hizo pasar por alguien que simplemente buscaba una calle, lo que, según la policía, apunta a una emboscada premeditada.

Toda la actualidad en portada

comentarios