Al Qaida en Siria asalta Malula, símbolo cristiano y cuna del arameo
Una fotografía de Malula en el año 2008 - M.A.
siria

Al Qaida en Siria asalta Malula, símbolo cristiano y cuna del arameo

Los yihadistas llegan al grito de «Alá es grande» y piden a los habitantes que se conviertan si quieren seguir con su vida

Actualizado:

Los pocos civiles que quedan en Malula se reparten entre el convento de Santa Tecla y unas cuevas próximas en lo alto de una montaña, que fueron la vivienda de los antiguos moradores de esta aldea situada 50 kilómetros al norte de Damasco en la que se sus vecinos siguen hablando arameo, la lengua de Jesús. Los grupos armados de la oposición, con presencia de brigadas del Frente Al Nusra, según informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, entraron a este feudo cristiano de apenas 5.000 habitantes, cifra anterior al estallido de la guerra, el miércoles por la tarde y desde entonces combaten en sus calles y en los alrededores contra el Ejército y las milicias locales.

Una de las monjas del convento habló con la agencia AP para relatar la evacuación de algunos civiles y los huérfanos del monasterio a las cuevas y confirmó la irrupción de los opositores armados. La religiosa, que pidió mantener el anonimato, se mostró “aterrorizada” por la presencia de “milicianos islamistas” que es “la primera vez que nos atacan”.

Los opositores lograron tomar uno de los puestos de control de acceso a la localidad tras una acción suicida y en uno de los vídeos que han colgado en el canal YouTube se les ve junto a los cuerpos de soldados muertos y patrullando por Malula al grito de “¡Dios es grande!”. Miembros de la comunidad cristiana consultados en Damasco por vía telefónica aseguraron que los milicianos pidieron a los habitantes través de altavoces que se convirtieran el Islam si querían seguir vivos.

Primera mártir

Malula es junto a Jabadin y Bakah una de las tres aldeas en las que aún se habla el arameo en Siria, pero es la única que sigue siendo mayoritariamente cristiana. Se trata de un pueblecito de postal con casas marrones y malvas que cuelgan de un acantilado y al que se llega tras abandonar la autopista que une la capital con Homs y afrontar una carretera estrecha y muy escarpada de montaña.

En Santa Tecla reposan los restos de una de las primeras mártires del cristianismoAsí se llega a este lugar donde hasta 2011 estaba abierta una escuela de verano en la que una veintena de lugareños impartían clase de arameo a vecinos y estudiantes venidos de todo el mundo. Resulta difícil de escribir, pero fácil de hablar, según los lingüistas que la califican de “una lengua más cercana al hebreo que al árabe”. No hay libros de texto y apenas unas veinte mil personas en total lo hablan en todo el país, pero el arameo sigue vivo gracias al esfuerzo de aldeas como Malula.

El convento de Santa Tecla es el más importante de la aldea ya que aquí reposan los restos de la que es considerada una de las primeras mártires del cristianismo. Cuenta la leyenda que Santa Tecla estaba huyendo de los romanos, que le querían matar por su conversión al cristianismo, y se vio acorralada al llegar frente a la montaña. Entonces, Dios abrió un desfiladero en mitad de la roca para que la santa escapara. El mismo camino que han tomado ahora las religiosas de su convento y le resto de civiles en búsqueda de un lugar a salvo de los enfrentamientos.