El discurso de Isabel II para la Tercera Guerra Mundial en 1983
La Reina de Inglaterra en 1983 - archivo abc

El discurso de Isabel II para la Tercera Guerra Mundial en 1983

Ante la inminencia de un ataque nuclear soviético, los altos funcionarios de la Reina Isabel II prepararon la declaración bélica

Actualizado:

El discurso que podría haber cambiado el devenir del mundo y que, afortunadamente, nunca fue pronunciado ha salido ahora a la luz. Ante la inminencia de un ataque nuclear soviético, en 1983 los altos funcionarios de la Reina Isabel II prepararon el discurso que ella debía pronunciar y que hubiera supuesto la declaración de la III Guerra Mundial.

La Reina de Inglaterra, en el marco de la Guerra Fría, habla de «la locura de la guerra» y del «poder mortífero» que han desarrollado las tecnologías. Además, pide a sus ciudadanos que se sumen al espíritu que los mantuvo unidos durante las dos primeras guerras mundiales. «Cuando los terrores nos acechan, las cualidades que han contribuido a mantener nuestra libertad intacta ya dos veces en éste triste siglo, una vez más será nuestra fuerza».

Y continúa: «Nuestro valiente país debe volver a prepararse para sobrevivir frente a grandes dificultades. Nunca he olvidado el dolor y el orgullo que sentí junto a mi hermana cuando escuchamos por la radio las inspiradoras palabras de mi padre aquél fatídico día de 1939 (cuando Jorge VI inició la II Guerra Mundial). Nunca imaginé que ése solemne y terrible deber un día recaería sobre mí».

Tampoco se olvida de su «amado hijo», el príncipe Andrés, añadiendo que ya ha partido junto a su unidad aérea y que «es ésta estrecha unión de la vida familiar la que debe ser nuestra mayor defensa contra lo desconocido».

«Mi marido y yo compartimos con las familias de toda la tierra el miedo que sentimos por los hijos e hijas, maridos y hermanos que han partido para servir a su país». Isabel II hace un llamamiento a la solidaridad que debe imperar en los tiempos de guerra: «Si las familias permanecen unidas y decididas, dando refugio a las personas que viven solas y sin protección, la voluntad de nuestro país para sobrevivir no puede ser quebrantada»

El valioso archivo histórico forma parte de un tomo de 320 páginas sobre juegos y escenarios de guerra, llamado Wintex-Cimex 83 elaborado por el personal de la alta inteligencia y defensa del Ministerio del Interior. Han salido ahora a la luz en una memoria de documentos secretos divulgados ahora por el Archivo Nacional.

Otros los documentos ahora revelados muestran las órdenes de Margaret Thatcher para que los militares movilizaran el carbón durante la huelga de mineros, las consideraciones de inundar Kent y Essex para salvar Londres o el envío de un arma láser para «deslumbrar» a los pilotos argentinos durante la Guerra de las Malvinas.