El general Jorge Rafael Videla, durante un juicio - afp

Muere a los 87 años el exdictador argentino Jorge Rafael Videla

Cumplía cadena perpetua tras haber sido condenado por crímenes de lesa humanidad

Actualizado:

Jorge Rafael Videla, el primer presidente de facto de la última dictadura militar argentina (1976-83) ha muerto. Tenía 87 años, una lista interminable de condenas pasadas y otras pendientes Sus últimos días transcurrieron en el Penal de Marcos Paz, en el Pabellón dedicado a los autores de crímenes de lesa humanidad. [Pincha aquí para ver la galería de fotos de la vida de Videla]

Videla falleció a las seis y media de la mañana. Al parecer no se encontraba bien desde la noche anterior. Cecilia Pando, mujer de ex militar y emblema de una minoría argentina que reivindica el golpe de estado de 1976 declaró: «Murió durmiendo. Anoche no cenó porque se sentía mal».

El último juicio a Videla le puso frente a uno de los delitos más aberrantes de la historia: La sustracción de bebés. La condena fue de 50 años. El Tribunal Federal número 6 le consideró responsable de 35 casos de apropiación de niños nacidos en cautiverio.

Hace apenas un par de días el general expulsado del Ejército, condenado a cadena perpetua e indultado por Carlos Menem, se negó a contestar las preguntas de la Fiscalía en el juicio que se celebraba en el marco del Plan Cóndor, la red que formaron los Gobiernos de las dictaduras del cono sur en los años 70 para perseguir, secuestrar y matar politícos, estudiantes, guerrilleros y sospechos de no ser afines a los régimenes militares.

Videla, en aquella vista, leyó un comunicado donde asumió «íntegramente la responsabilidad por los delitos cometidos por sus subordinados durante la guerra antirrerorista». Su último desafió, sentado en el banquillo, fue negar información sobre el Cóndor. Sus argumentos para hacerlo fueron una provocación: «Crisis de memoria y otra de estabilidad vertical».

Al amanecer, a Jorge Rafael Videla, el dictador que remplazó a la Isabelita Perón, tras un sangriento golpe de Estado el 24 de marzo de 1976, se le paró el corazón. Muchos pensaban que no tenía.