El limpiabotas turco que venció al consulado británico

Actualizado:

A Metin Ali Kalkan, determinación no le falta. Este modesto limpiabotas turco ha conseguido ganarle un juicio nada menos que a la representación diplomática en Estambul, por un visado que se le denegó el año pasado.

Kalkan, de 34 años, pretendía establecerse en Reino Unido, donde vive su hermano, y continuar con su negocio de limpiabotas, por lo que solicitó un visado de negocios en el consulado británico en esta ciudad. Su petición fue rechazada, lo que enfureció a Kalkan, quien se puso en contacto con el abogado Hakan Camuz.

Juntos iniciaron un proceso legal que ha durado un año, basado en el llamado Acuerdo de Ankara: el tratado de 1963 entre Turquía y la entonces Comunidad Económica Europea para «promover el refuerzo continuo y equilibrado del comercio y las relaciones económicas entre las partes». Dicho tratado establece que ambas partes se comprometen «a garantizar progresivamente el movimiento de trabajadores entre ellas», y a abolir las restricciones a la libertad de establecerse o a proveer servicios entre ellos.

Ahora, un tribunal británico les ha dado la razón, al fallar que Kalkan podrá iniciar un negocio en el Reino Unido con un capital igual o superior a 500 libras esterlinas.

«Queremos ser un símbolo»

«Las autoridades británicas pretender dar ejemplo con este caso, por lo que es muy importante que mi cliente pueda ganar dinero en el Reino Unido», afirma el abogado Camuz. «Las razones para el rechazo eran injustas», asegura.

«Quiero ver el fin de la persecución contra los ciudadanos turcos en el tema de los visados. Las políticas de inmigración del Partido Conservador son muy duras, se están endureciendo», comenta.

«El Acuerdo de Ankara otorga derechos muy amplios a los nacionales turcos. No se ponen obstáculos al intercambio comercial de servicios», dice, por su parte, Kalkan. «Queremos ser un símbolo: el limpiabotas que llegó al Reino Unido como inversor con un capital de 500 libras», declara. Mientras tanto, su hermano ya le ha informado de las tarifas de los limpiabotas en el Reino Unido: 4 libras y media (algo más de 5 euros). Más del doble de lo que cobran en Estambul.