El primer ministro greigo, Antonis Samaras
El primer ministro greigo, Antonis Samaras - reuters

Grecia reabre el debate de las reparaciones de guerra alemanas

Berlín rechaza de modo tajante pagar por los daños causados durante la ocupación nazi, y advierte a Atenas que debe centrarse exclusivamente en sus reformas

Actualizado:

«¿Sanear la economía de Grecia con reparaciones alemanas de guerra?», se pregunta el semanario Focus. La filtración del informe secreto de 80 páginas acerca de las deudas en reparaciones de guerra que tendría Berlín con Atenas han devuelto a los medios alemanes a un tema que parecía superado: «Esto huele a resentimiento anti-alemán», continúa el semanario. El rotativo Die Welt informa: «Según activistas griegos, Alemania debe pagar a Grecia alrededor de un billón de euros en compensaciones por daños durante la Segunda Guerra Mundial y en intereses».

En septiembre el gobierno del conservador Antonis Samarás encomendó a una comisión especial elaborar un informe sobre las posibilidades de reclamar compensaciones por daños de guerra derivadas de la ocupación nazi en Grecia. El informe que ha sido trasladado al Consejo Legal del Estado se filtró el domingo pasado obligando a las autoridades locales a declarar: el ministro griego de Exteriores, Dimitris Avramópulos, insistió ayer en que continuará con el proceso iniciado para reclamar el pago de las compensaciones y los intereses.

En una entrevista al Osnabrücker Zeitung, el ministro democristiano alemán de Finanzas Wolfgang Schäuble dijo que la iniciativa es «irresponsable» y que Berlín no va a pagar nada. «El asunto fue clarificado hace mucho tiempo; pagar reparaciones está fuera de toda discusión» agregando que «en lugar de despistar a la gente con este tipo de historias, sería mucho mejor explicarles el camino de las reformas». La respuesta de Avramópulos a Schäuble no se ha dejado esperar: «No hay ninguna relación entre las reformas hechas en Grecia y el tema de las reparaciones alemanas», advirtió el ministro, recordando a Berlín «los grandes sacrificios» que está haciendo el pueblo griego para salir de la crisis.

Se trataría en concreto de unos 162.000 millones de euros, 108.000 millones en calidad de reparaciones por infraestructura destruida y las pérdidas humanas y otros 54.000 de un préstamo que los nazis obligaron conceder a Berlín y que nunca fue devuelto a Atenas.