Gervasio Sánchez denuncia el oportunismo de las denuncias de tortura en Irak

Actualizado:

Gervasio Sánchez no podía creer este fin de semana que el diario El País sacara a la luz un vídeo en el que militares españoles maltrataban en la base de Diwaniya (Irak) a dos presos iraquíes.

En cuanto lo vio, el reportero español emprendió una particular guerra a través de twitter para recordar el caso de Flayeh Al Mayali, un iraquí que trabajó de intérprete con media docena de enviados especiales de El País en Irak.

La denuncia corrió como la pólvora y en pocas horas Sánchez tenía 5.000 nuevos seguidores en twitter. El post «El honor perdido de Flayeh Al Mayali» en su blog añade los detalles de lo que él cosidera un escándalo periodístico.

Al Mayali estuvo detenido cerca de un año tras ser acusado de estar vinculado con el ataque que costó la vida a finales de 2003 a siete integrantes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), pero, según Sánchez, El País nunca quiso investigar lo ocurrido y se limitó a publicar la versión de los servicios secretos españoles ignorando las pruebas aportadas por el reportero español.