Última Hora Fallece el montador José Salcedo, un histórico del cine español y ganador de tres Goya

Andrea Camilleri, Novelista

«Las elecciones no bastan para salir de una situación crítica»

El escritor de mayor éxito en Italia habló con ABC antes de conocerse el sorprendente resultado electoral. «Mientras no se elimine el espectro de Berlusconi, la democracia estará manchada», opinó

Á. G. FUENTES - Actualizado: Guardado en: Internacional

A sus 87 años, Andrea Camilleri (Porto Empedocle, Sicilia, 1925) el escritor de mayor éxito y más amado por los italianos, creador del ya universal comisario Montalbano, acaba de publicar su nueva novela, «Il Tuttomio» (El todo mío), situada de inmediato a la cabeza de la lista de los libros más vendidos. Se trata de una historia de amor en la que Camilleri hace un viaje en el mundo femenino y en el laberinto del eros. Jovial e irónico, y con gran lucidez y experiencia, habla de literatura y de la dramática crisis que padece Italia mientras fuma sin parar. Mantuvo una larga conversación con ABC en su casa estudio de Roma antes de conocerse los sorprendentes resultados de las elecciones celebradas el domingo y el lunes, que dejan un complicado escenario político.

-¿Cómo está viendo la campaña electoral?

-Hasta que no se elimine el espectro de Silvio Berlusconi, la democracia en Italia estará manchada, porque Berlusconi es una anomalía que se perpetúa y contamina toda la vida democrática. Sin él, todo sería más tranquilo, normal. No habríamos tenido tantas falsas promesas. El mal no es tanto o solamente él, el mal son los italianos que continúan creyendo en él.

-¿Y cómo juzga estos 20 años de «berlusconismo»?

-Berlusconi representa lo peor de Italia. Lo peor no ha sido el «bunga bunga» o sus cenas escandalosas. Lo peor son las leyes que ha hecho, por ejemplo, el despenalizar la falsedad en balance, lo cual corrompe el libre mercado que él tanto pregona. Esto es gravísimo. Ha hecho un enorme daño al Estado por medio de una serie de leyes «ad personam» que habrá que eliminar. Berlusconi ha hecho permanentemente un guiño a los evasores y ha pisoteado todos los valores éticos. El resultado es una Italia enferma.

-Qué gobierno puede formarse tras estas elecciones?

-Espero que se establezca una colaboración entre Pier Luigi Bersani (líder del Partido Democrático) y Mario Monti. Aunque sea una alianza contra natura, tendrá que ser necesaria. Pero con unas elecciones no se puede salir de una situación crítica.

-Los jóvenes se sienten marginados. Muchos votarán al cómico Grillo ¿Cuándo llegará la hora de renovar la clase política italiana y de dar paso a los jóvenes?

-Muchos políticos italianos deberían tomar ejemplo del Papa y marcharse. Los jóvenes están viviendo una mala época y tienen razón para estar cabreados. En Italia hemos arruinado el porvenir de tres generaciones. Los jóvenes tendrán que afrontar el futuro con una incertidumbre monstruosa. Entiendo su voto de protesta.

-¿Cómo ve la crisis europea? ¿Formaremos algún día los estados unidos de Europa?

-Necesitamos una Europa basada en ideales comunes, y no solo en una moneda. No me gusta esta Europa que parece fundada solo en el euro y en el dinero. Esta Europa no hace la guerra como antes con los cañones, pero hace otro tipo de guerra con el dinero y la prima de riesgo. Será largo y difícil, pero en un futuro, por necesidad veremos los estados unidos de Europa.

-Usted ha dicho que, al igual que su maestro Leonardo Sciascia, se ve como un escritor que siente el peso de la sociedad que lo circunda. ¿Cómo es hoy esta sociedad?

-Es una sociedad enferma, donde cada vez se hace más grande la diferencia entre el rico y el pobre. Fíjese cuántos millones de personas han pasado ya la raya de la pobreza en Italia, cuántos trabajadores sin empleo. El trabajo es lo que da dignidad al hombre y te permite comer. Sin trabajo, se pierde la dignidad y la posibilidad de dar de comer a la familia. A mí me impresiona que en una sociedad enferma como la nuestra no haya estallado ya la violencia. Es un milagro. Esperemos que dure.

-Siendo siciliano ¿por qué no ha escrito nunca sobre la mafia?

-Porque sería hacer héroes a personajes que no se lo merecen. Ha habido un escritor, Roberto Saviano, que en «Gomorra» ha encontrado la fórmula perfecta. El riesgo es hacer de los mafiosos personajes simpáticos y héroes. «El Padrino» de Marlon Brando cae simpático, pero no podemos olvidar que es un asesino.

-¿Cuándo se les podrá derrotar?

-No lo veremos mientras exista colusión entre mafias y política. La mafia está cada vez más aislada de la sociedad civil, pero no de la política. Es un camino largo. Hace falta tiempo, paciencia y una buena inyección de honestidad.

Amor, mujeres y Montalbano

-¿Porqué ha hecho con su nueva novela un viaje al corazón del amor, y también de la perdición? Por hablar de eros a su edad, se dice que ha tenido coraje.

-El eros es una componente absoluta del hombre. Decir que «la paz de los sentidos se logra con la vejez» es una equivocación. Los sentidos están siempre vivos en un hombre. La paz de los sentidos se logra solo con la muerte. Cuando un hombre está vivo, todo lo que se refiere a sus sentidos, también está vivo. Escribir sobre el eros no es una cuestión de coraje. Existe la hipocresía de no hablar de eros a una cierta edad. Pero se puede hacer tranquilamente.

-Usted es un declarado feminista. Ha estado siempre rodeado de un universo femenino, con su mujer y sus tres hijas. ¿Cómo ve hoy el mundo femenino, al que ha viajado en «Il Tuttomio»?

-Si por mí fuera, las mujeres comandarían en el mundo. Estoy convencido de ello, no lo digo por propaganda. Creo que las mujeres tienen una capacidad de comprensión, de amor y de organización superior al hombre. El llamado «sexo débil» en realidad es más fuerte. Creo que esta ola pavorosa de asesinatos de mujeres por parte de sus maridos, amantes o novios se produce porque los hombres comienzan a tener verdaderamente miedo y reaccionan como animales asustados.

-Solo en Italia ha vendido más de 22 millones de ejemplares de sus novelas —una veintena— sobre el comisario Montalbano, personaje que ya ha sido llevado a la televisión. ¿Cómo explica ese éxito arrollador ?

-Es muy difícil explicarlo. Ni yo me lo explico. Creé un personaje que no fuera inquietante, al que pudieras invitar a comer o cenar y estar tranquilo charlando con él; un personaje leal que respeta la palabra dada y que se rebela a las órdenes cuando son absurdas. El modelo inmediato es el inspector Jules Maigret, de Simenon.

-Es usted el escritor más vendido y amado de Italia. Es frecuente ver que tiene incluso hasta tres libros en las listas de libros más vendidos. ¿Cómo lleva este éxito?

-Yo prefiero decir el más comprado y no el más vendido, porque hay ya demasiadas personas vendidas en Italia. El ser el escritor más comprado en Italia me ha dado una cierta tranquilidad económica, pero no ha cambiado ni un milímetro mi estilo de vida ni el de mi mujer. El dinero nos ha servido para ayudar a mis hijas y nietos. En cuanto a ser el escritor más amado, me da un enorme placer. Por la mañana salgo a dar un paseo y son decenas las personas que se paran y me hablan, y lo hacen con afecto. Sentirse amados a mi edad, es muy bello. Estoy muy agradecido a mis lectores, no porque me lean, sino porque me quieran.

-¿No ha tenido nunca la tentación de mandar a Montalbano a investigar más allá de los muros del Vaticano?

-No, porque hay una cierta actitud vaticana que hace que las verdades no salgan nunca fuera de sus muros. Por otro lado, yo hablo de las cosas que conozco. El 99% de mi prosa es interpretación de la realidad, el otro 1% es creatividad o imaginación.

-¿Qué piensa de la renuncia del Papa Benedicto XVI?

-El Papa es un símbolo, pero sustancialmente es un hombre. Benedicto XVI ha tomado conciencia de su edad, de la crisis en el Vaticano, con sus luchas de poder, y a su edad ha preferido renunciar, con la esperanza de que llegue otro más joven. Ha sido un acto de sabiduría.

-Sigue trabajando intensamente desde la primera hora del día. ¿En qué consiste para usted una jornada normal?

-Soy muy metódico, como un empleado de la escritura. Me levanto muy temprano, me lavo y me afeito. Si no estoy perfectamente en orden, no logro escribir. Trabajo tres horas y media o cuatro seguidas. Siempre con el cigarrillo a la vista. En el curso de la jornada releo lo que escribo y reflexiono.

-¿Y cuál es la clave de su buena forma?

-El tener una enorme confianza en uno mismo y en las personas que te rodean y que amas. Es necesario tener siempre confianza. Un mínimo de sabiduría te hace también estar mejor. Ayuda también la ironía y estar siempre abierto a la curiosidad.

Esa curiosidad le empuja también a estar en contacto con sus lectores. Recibe al menos treinta cartas diarias. «Respondo a todas, por cortesía y educación», nos dice. Nos cuenta además algunos casos entrañables que reflejan su humanidad, como el de una madre que le escribió para que le enviara un autógrafo a su hija antes de que sufriera una grave intervención quirúrgica, pero olvidándose de poner su dirección. Camilleri movilizó a su familia y su mujer, tras 15 días de búsqueda, logró encontrar a la señora para enviarle una novela del comisario Montalbano con la firma de su creador. Por algo es el autor más amado de los italianos.

Toda la actualidad en portada

comentarios