Pocos rusos dispuestos a adoptar niños
Un manifestante de la marcha en Moscú contra la ley que prohíbe la adopción de niños rusos a norteamericanos - afp

Pocos rusos dispuestos a adoptar niños

Así lo advierte la viceprimera ministra rusa poco después de la entrada en vigor de ley que prohíbe adoptar a los estadounidenses

Actualizado:

Dos semanas después de la entrada en vigor de una ley promovida por el presidente Vladímir Putin, prohibiendo a los estadounidenses adoptar niños rusos, la viceprimera ministra encargada de Asuntos Sociales, Olga Golodets, ha advertido que en Rusia el número de familias que desean adoptar es muy bajo en relación con la cantidad de huérfanos existentes.

“En el momento actual, en nuestras bases de datos hay contabilizados más de 128.000 huérfanos. Estos son niños que necesitan una familia”, afirma Golodets, uno de los miembros del Gobierno ruso que se pronunció en contra de impedir a los norteamericanos que adopten en Rusia. Al mismo tiempo, añadió, “tenemos registradas 18.000 parejas en todo el país dispuestas a acoger niños o que están en proceso de adopción”.

El primer ministro, Dmitri Medvédev, acaba de encargar a Golodets que prepare un decreto presidencial para simplificar y acelerar los trámites burocráticos de adopción. La norma prevé además ayudas a los menores discapacitados. En su mensaje de Navidad, el Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusia, Kiril, instó a los rusos a adoptar de manera más decidida, ya que en 2011 acogieron solamente a 7.400 huérfanos. Pese a ello, el 56% de los rusos aprueba la medida de prohibir las adopciones a extranjeros por una cuestión de puro prurito chovinista.

La oposición, sin embargo, considera “indigno” que se utilice a los huérfanos como arma arrojadiza en el actual enfrentamiento entre Moscú y Washington. Putin promulgó el pasado 28 de diciembre la ley llamada Dima Yákovlev, un menor que murió en Estados Unidos por una negligencia de su padre adoptivo. En realidad esta medida, en vigor desde el 1 de enero, era la respuesta a las sanciones aplicadas por Washington contra los responsables rusos implicados en la muerte en prisión del abogado Serguéi Magnitski.

El domingo, en Moscú salieron a la calle unas 25.000 personas para protestar contra la ley Dima Yákovlev. La “marcha de los canallas”, fue el nombre dado a la manifestación, en referencia a Putin y a todos los diputados rusos que promovieron y tramitaron la ley que prohíbe las adopciones a estadounidenses.