Otros ruedos
Primeros espadas del teatro y la música llenan los carteles

Por Julio BRAVO

Las gentes de la escena conocen bien la palabra crisis; no en vano el teatro vive desde siempre en permanente crisis... Ésa es una de las máximas para un arte que tiene una mala salud de hierro y que ha demostrado una extraordinaria capacidad para reinventarse. Y en estos tiempos en que la crisis es una realidad social, la cartelera madrileña es un buen ejemplo de ello, incluso en fechas como éstas, cuando el buen tiempo retrae a muchos espectadores y hace que el termómetro de los teatros descienda algunos grados.

Con todo, hay estos días en Madrid carteles interesantes con primeros espadas de nuestra escena, obras de las más importantes ganaderías literarias que permiten ver grandes faenas sobre las tablas. Aquí van varios ejemplos.
Una excelente terna de actores protagoniza en el teatro Alcázar una de las grandes comedias de las últimas décadas; «Arte», de la francesa Yasmina Reza. Luis Merlo, Iñaki Miramón y Álex O'Dogherty forman un trío de amigos que ven peligrar su relación por culpa de un cuadro completamente blanco.
Ángel Garó, uno de los grandes humoristas surgidos del programa televisivo «Un, dos, tres», ha regresado a los escenarios y, por primera vez, forma parte del reparto de una comedia: «Como te mueras te mato», del uruguayo Rafael Pence, que se representa en el teatro Amaya.


En el teatro Bellas Artes hay dos cabezas de cartel: las actrices María Galiana y Rosario Pardo, que interpretan «Fugadas», bajo la dirección de Tamzin Townsend.
Quique San Francisco es otro de los rostros populares que se encuentran en las tablas madrileñas: «El enfermo imaginario», una actualización de la comedia de Molière es la obra que protagoniza en el teatro Fígaro-Adolfo Marsillach. Y en el teatro Infanta Isabel se puede ver otra divertida comedia, «Amigos hasta la muerte», escrita, dirigida y protagonizada por Javier Veiga, a quien acompañan Melani Olivares y Jorge Sanz.
El humor de Oscar Wilde está también presente con su obra más representativa, «La importancia de llamarse Ernesto», dirigida por Gabriel Olivares y con Daniel Muriel y Carmen Morales en el reparto. Una forma distinta de humor es la que propone el trío sevillano Los Ulen —Paco Tous, Maite Sandoval y Pepe Quero— con su espectáculo «Maná, Maná. El Regreso».
Uno de los más veteranos actores de nuestra escena, Arturo Fernández, sigue en el teatro Marquina con «La montaña rusa». Y otro de los éxitos de la temporada es «39 escalones», una divertidísima versión de la película de Alfred Hitchcock, que se representa en el teatro Maravillas.

Chéjov está presente en el María Guerrero con una de sus obras de juventud, «Platonov», que dirige Gerardo Vera. Y «Tantas voces», dirigido por Natalia Menéndez, es un espectáculo basado en varios cuentos de otro de los grandes autores europeos, Luigi Pirandello, que se presenta en el Matadero.
El musical ha sido uno de los grandes revitalizadores de la cartelera madrileña en las últimas temporadas. Hay varios títulos actualmente en nuestros escenarios. «Fiebre del sábado noche», basado en la película que hiciera de John Travolta una estrella, se puede ver en el teatro Coliseum; las canciones del trío australiano Bee Gees son el soporte musical de este espectáculo lleno de brillantes coreografías.
Dos propuestas que están a punto de dejar la cartelera son «Enamorados anónimos» (teatro Rialto), un musical que incluye varias de las coplas más célebres del repertorio; y «Grease» (Nuevo Alcalá), uno de los títulos más emblemáticos del género. Y en el teatro Calderón sigue «A», un ambicioso musical escrito por Nacho Cano.


Dos obras de Lope componen la «cuota» de teatro clásico: «La estrella de Sevilla» (Pavón), por la Compañía Nacional de Teatro Clásico; y «Fuenteovejuna» (Teatros del Canal), con dirección del británico Laurence Boswell, habitual en la Royal Shakespeare Company.
En el teatro Fernán-Gómez se presenta «Trampa para pájaros», de uno de los grandes autores españoles contemporáneos, José Luis Alonso de Santos. Y un gran clásico del siglo XX, Valle-Inclán, está en el teatro que lleva su nombre con tres de sus obras breves: «Ligazón», «La cabeza del Bautista» y «La rosa de papel», pertenecientes al «Retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte».
El flamenco es uno de los grandes protagonistas de la cartelera madrileña. Desde hoy y hasta el 20 de junio se celebra en varios escenarios de la Comunidad la cuarta edición del festival Suma Flamenca, En él se podrá a ver a las principales figuras del cante, el baile y el toque. Y otra extraordinaria estrella del flamenco actual, Sara Baras, sigue representando con un extraordinario éxito su «Carmen» en el teatro Lope de Vega.

La zarzuela también tiene su espacio. En el teatro de Madrid se presentan «La verbena de La Paloma» y «Agua, azucarillos y aguardiente», y «Una noche en la Zarzuela» es el título del espectáculo que se presenta en el propio teatro de la Zarzuela.
Hay, además, ofertas diferentes; el Teatro Español, uno de los cosos en cuyo albero se han visto algunas de las mejores faenas de los últimos años, cede su escenario durante unos días a la música con sus ya tradicionales Noches del Español. El programa incluye a intérpretes de muy distintos estilos: La Mala Rodríguez abre el día 12 el fuego de esta serie, en la que también intervendrán el Brandford Marsalis Quartet, Marcelo Mercadante, Elíades Ochoa, el trío formado por Carles Benavent, Tino Di Geraldo y Jorge Pardo; Mago de Oz, Pau Riba / Sisa, Laura Simó y Pedro Ruy Blas, Rosa Torres-Pardo y José Luis Gómez; Paloma San Basilio y Nena Daconte.

mayo 2008
1
2
3
4
5
6
junio 2008
1
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29/
30
Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U, Madrid. Resolución óptima de visualización: 1024x768.