Ley Antitabaco

- Inicio
- Centros de rabajo
- Bares y Restaurantes
- Bodas, bautizos, comuniones
- Comprar tabaco
- Conciertos locales cerrados
- Sanciones
- Por qué es necesaria la ley
- Terapias sustitutivas

Enlaces de interés
- Motor
- Sociedad
- Especiales abc.es
Terapias
 
El tabaquismo es una adicción, como el alcohol u otras drogas ilegales, y para su deshabituación necesita consejo y diagnóstico médico
Además

especiales abc.esChicles
especiales abc.esParches
especiales abc.esBupropión
especiales abc.esAyuda por internet
www.munimadrid.es

Casi la mitad de los fumadores, el 46,8% según una reciente encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas, ha intentado dejar el tabaco más de una vez. Año Nuevo es la fecha en que la más intentos se registran y más este, cuando desde mañana se prohíbe el consumo en centros de trabajo y en espacios públicos. Por este motivo, desde hace un mes los servicios de salud se han llenado de ciudadanos dispuestos a abandonar el tabaco.

Para dejar el tabaco hace falta estar concienciado, «voluntad», dicen en el Ministerio de Sanidad. Pero en la mayor parte de los casos no sólo eso. El tabaquismo es una adicción, como el alcohol u otras drogas ilegales, y para su deshabituación necesita consejo y diagnóstico médico. Lo dice el Foro Español de Pacientes, cuyo presidente, Albert Jovell, cree que «si el tabaco es una adicción, el Gobierno debería haber contemplado el tema de la financiación de la deshabituación dentro de la ley». E igual de contundente es el neumólogo Carlos Jiménez: «La ayuda para la prevención del tabaquismo de la ministra Salgado no tiene pago, pero ha hecho un flaco favor cuando ha dicho que no existen tratamientos eficaces. Eso es mandar un mensaje equivocado en un momento en el que con la entrada en vigor de la ley habrá mucha gente que quiera dejar el tabaco».

Los métodos

Para abandonar el tabaco hay muchos métodos pero sólo las terapias sustitutivas de la nicotina y un medicamento están contrastados científicamente. Parches, chicles y el fármaco bupropión están respaldados por estudios científicos. Con ellos, las posibilidades de dejar el tabaco, una vez que el fumador está concienciado, se multiplican por tres y cuatro, y se incrementan si se cuenta con respaldo de un facultativo.

Sin ayuda, las posibilidades de éxito para abandonarlo se reducen a entre un 5 y un 10%. Dejar de fumar es difícil, pero necesario. No sólo porque ser inductor directo de más de 25 enfermedades sino porque consiguiéndolo se gana calidad de vida. Muchas personas acuden a las farmacias para comprar los tratamientos -parches y chicles, principalmente- pero lo hacen sin seguir un consejo médico.

Con esa postura rebajan las posibilidades efectivas de dejar el tabaco. Por ejemplo, señala Carlos Jiménez, «el fumador siempre tiende a infrautilizar» los medicamentos, es decir, adquirirá aquellos parches o chicles con menor cantidad de nicotina. «A la gente le da miedo la terapia sustitutiva de nicotina, siente cierta prevención cuando sólo dan nicotina, no monóxido de carbono o alquitrán, como los cigarrillos, que son los responsables de los efectos adversos en la salud». La capacidad adictiva de la nicotina radica en su forma de administración, con un alto poder de dependencia en el tabaco pero no en un parche o chicle.

Tampoco es cierto, dice el neumólogo, que generen problemas cardiovasculares como lo demuestran estudios con personas que tomaron chicles de nicotina durante cinco años. Los resultados demostraban que estos pacientes tenían los mismos problemas cardiovasculares que las personas sanas. Estos tratamientos deben ser seguidos durante un periodo de entre 8 y 12 semanas.

Las terapias con bupropión necesitan, obligatoriamente, diagnóstico y receta médica. Se trata de un antidepresivo que inhibe las ganas de fumar. «En las primeras semanas ayuda a combatir toda la sintomatología y momentos puntuales en los que el fumador tiene muchas ganas de fumar», matiene Carlos Jiménez. Pero también hay casos en los que este fármaco no es suficiente, por lo que en esos momentos, cuando el cerebro exige su dosis de nicotina inhalada, puede tomarse un chicle de 4 miligramos. Si la necesidad se reproduce más ocasiones es pertinente, bajo control médico, vigilar la tensión, porque podría aumentar.

Otras terapias

Pero no sólo existen estas terapias. El mercado y la publicidad están llenos de ofertas para dejar de fumar a través de la acupuntura, la hipnosis o la auriculomedicina (estimulación de determinadas terminaciones nerviosas de las orejas mediante láser o microagujas). A todos ellos se suman métodos por correo, internet o con libros de autoayuda. Ninguno de ellos cuenta con respaldo médico, aunque muchas personas lo han logrado con ellos. Carlos Jiménez señala que los estudios científicos demuestran para estos tratamientos una eficacia similar a la de un placebo.

En España existen centros donde se ofrece ayuda telefónica. Es el caso del Hospital Carlos III de Madrid (901120239), donde se da trato personalizado para resolver todas las dudas de aquel fumador que tenga decidido dejar de fumar o lo esté intentando. Recaídas, situaciones difíciles como salir con fumadores y poco convencimiento son los principales lastres de aquellos que quieren dejar de fumar. Por ello, los especialistas recomiendan evitar el alcohol y no rodearse de fumadores, sobre todo los dos primeros meses. Todos los tratamientos para dejar de fumar tienen en el deporte y la actividad física excelentes aliados, al igual que en una alimentación sana.



Canales RSS

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U, Madrid, 2009.
Datos registrales: Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid,
Tomo 13.070, Libro 0, Folio 81, Sección 8, Hoja M-211112, Inscripción 1ª - C.I.F.: B-81998841.
Todos los derechos reservados. ABC Periódico Electrónico S.L.U. contiene información de Diario ABC. S.L.
Copyright © Diario ABC. S.L., Madrid, 2009.
Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.